domingo, noviembre 20, 2005

Mi chiquito, por abusivo, no salió muy bien parado


Ya me referí a Carlo al hablarles de Sebastián y mi chiquito no salió muy bien parado. Antes de narrarles algo sobre él y nuestra relación, quiero que conozcan su corazón. El amor que desborda por su padre.
Cuando todos mis hijos eran niños escribí cuatro anécdotas, una de cada uno. En este momento me doy cuenta que fue la memoria de esas anécdotas, la que sirvió para describir a Sebastián, y sirve también para presentarles a Carlo. La anécdota que le corresponde, habla de su amor por su padre.
Lo primero que mi marido pedía al volver a casa, era la bata y Carlo lo sabía. Desde que tuvo tres años, se tomó la tarea de preparar la bata de su papá. Todas las noches la colocaba sobre la cama. Extendía las mangas de tal forma, que simulaba su silueta. Algunas noches, cuando su papá no volvía temprano, después de acomodarla, se subía a la cama y se acostaba a un lado de la bata, tomaba una manga vacía y se la llevaba a la nariz para olerla. Así se dormía con el aroma de su papá por compañía, tal como otros niños se duermen con el chupete.
Su padre tomaba por aquel entonces. Lo digo sólo porque resulta necesario hacerlo. Algunas veces no medía cuánto, ni guardaba las formas. Llegó a quedarse dormido con la bata mal cerrada y despatarrado sobre las sábanas. Yo me sentía disgustada y podía pasar, verlo y no hacer nada. Lo confieso. Los otros muchachos, inclusive el compasivo Sebastián evitaban mirarlo.
Sólo Carlo se acercaba con pasos cautelosos a su papá. No por temor, pues nunca fue violento. Lo hacía para cuidar su sueño, sin importarle lo poco natural que ese sueño fuera. Con grandes dificultades iba sacando poco a poquito la tela que tenía entremetida bajo la espalda. Cuando lograba enderezar la prenda, lo cubría cuidadosamente. Llevaba entonces el cobertor de su propia cama y lo protegía así del frío; también de miradas indiscretas.
Cada vez que tuvo este gesto de ternura, bíblico en su dimensión, me trajo a la memoria el pasaje de Noé y de sus hijos. Al bajar del Arca, Noé abusa del jugo de la vid y sus hijos mayores se ríen de su postura descuidada, en tanto el menor lo cubre amorosamente. Carlo estoy segura de que tiene la bendición de su padre, tal como la tuvo el benjamín de Noe, por similares circunstancias.

35 comentarios:

indianguman dijo...

qué pequenito más bello y qué maravilla de historia. De nuevo me dejas con la boca abierta y los ojos húmedos.

De qué manera un alma sensible sabe captar y transmitir los pequenos milagros de amor de los que está hecha la vida cotidiana.

Un gran abrazo!!

fgiucich dijo...

Emocionante descripciòn del amor filial, contra viento y marea. Me sorprende siempre Ud. querida amiga, cuando describe una situación , lo hace de tal manera que , en lugar de caer en el melodrama, lo transforma en un texto lleno de riquezas. Abrazos.

Lety dijo...

Querida IndianGuman:
Si supieras que escribo a las doce de la noche del sábado, pensando que la mañana del domingo resulta menos atareada para tí y para muchos de nuestros amigos del otro lado del Atlántico, mi Gaby, MariCarmen, Pepi y todos, hasta los lectores silenciosos, así que cuando abro y veo tu comentario en primer lugar, sonrio con dulzura, primero porque logré invocarte, y segundo, por tus palabras siempre generosas. Ya voy sientiéndome relajada, porque esta Esther me tenía preocupada con sus dos primeros relatos, pero ahora que veo que la van comprendiendo y que no se ha hecho odiar, respiro.
Gracias por estar siempre hermosa mujer. Te dejo muchos besos

Lety dijo...

Ay don Fernando y usted me emociona y me impulsa a escribir con sus palabras. Si supiera que importantes son ustedes para mí y cuánto, cuanto me ayudan. Amo escribir, es algo que brota desde mi entraña, pero quiero hacerlo bien, ser como usted dice, evitar el melodrama y si devolverle un hálito de poesía a lo cotidiano. Le dejo un beso en la frente

Silencio V_2.0 Release 3 dijo...

Oras, que digo, es como sea, abusivo, pero buen hijo, es solo que son diferentes personalidades, chocan y explotan pero después van saliendo las cualidades, y al final se complementan y se puede contar con un hermano para siempre...

Salú y un abrazo

Lety dijo...

Pues como ves amigo Silencio, que esos dos ya se llevan muy bien, creo que el sopapo surtió efectos, y si los dos tienen cualidades hermosas y también defectos, así que los dos son seres que se respetan y hermanos para siempre, como deben serlo Eduardo el Terrible y tú. Besos a los dos

Lo-que-serA dijo...

Me impresiona el tamaño que ha tomado el relato de tus mujeres, mi Lety. Me impresiona y me conmueve. ¿Terminó el Encuentro? Tómate un tiempito para platicarnos cómo te fue ¿si? Besos nostálgicos.

Lety dijo...

¿Verdad que ha cambiado un poco desde aquellos kilómetros rumbo al Istmo?
Estoy feliz. El Encuentro termina hasta el martes, va super bien, luego les platico desde el otro sitio. Ahora nos vamos al recital del zócalo a las ocho. Besos y más besos

noemi dijo...

Pues que lindo, no? Carlo :)

Orfa dijo...

Lety bella: me gustan mucho tus historias. Tienes una manera tan dulce de contar las cosas, que entra una añoranza muy fuerte por la familia y la infancia.

¡Te quiero mucho!

Lety dijo...

Pues ni el antes ni el despues son mentira, así que tu dirás querida Noemí si te gusta o no Carlo,a mi me gusta mucho. Y lo que sí nadie podrá negar es que su sonrisa muestra el rostro de la felicidad ¿no crées?

Gracias querida Orfa, por tus palabras y por el cariño. Me gusta recordar que las cosas podemos mirarlas desde diferentes puntos de vista y que nadie es totalmente bueno ni totalmente malo. Besos para ti

el blog de pepi dijo...

Querida amiga Lety:
Ayer no tuve mucho tiempo de dedicarle atención a este maravilloso post y por eso decidí hacerlo nuevamente hoy, con más calma y he quedado sorprendida, me puedo hasta imaginar a tu pequeñito cubriendo a su padre, que linda historia, cuanta generosidad y amor hay en su gesto.
No me canso de repetirlo, cada uno de tus post me llena de calor de familia y de hogar.
Un abrazo grande.

Laura dijo...

Carlo y su ternura calaron muy hondo.

Su sencillez de niño muestra que la sabiduría no es de libros ni de edad solamente. El corazón tierno y la mirada sabia del hijo son redentoras.

Un abrazo y un beso al Carlo niño que cuida de su papá.

kiantei Castor dijo...

Hermoso relato del amor que brota natural.
Sus manitos, sus ojitos, su manto.
Era como estralo viendo.
Bello regalo mi Lety, muy bello.

Una Pepina dijo...

Ya me doy cuenta porque sos amiga de mary carmen y porque pasaste por mi casita y me dejaste tus bendiciones.
Hay tanta vida detrás de tu anécdota...
...tantos gritos detrás de los silencios...
Te mando un beso de mamá a mamá y de mujer a mujer.

Dra. Kleine dijo...

estas son de las cosas que me llegan al alma! lo juro nena!

Verdad que se siente uno plena de recuerdos? ahhh bello!

El Enigma dijo...

Me recuerda alguien que conosco, pero sin lugar a dudas, no era el menor de los hijos, sino el mayor.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

El Enigma dijo...

... pero, y disculpando el doblete, a final de cuentas todos fuimos hijos, algunos mas tiernos, otros mas intrepidos, otros menos expresivos o... inteligentes, pero hay historias dentro que hacen a uno, añorar.

Ahora si, firmo y plego.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Kramer dijo...

Guarda el corazón siempre alerta y vivaz contra vientos y mareas, conserva el entusiasmo de la juventud, continua con la necesidad de conocimiento, guarda esa alegría de los veinte años y, entonces, poco importa tener diez veinte u ochenta para soltar una estrepitosa carcajada.

Lety dijo...

Querida Pepi:
Tu visita me hace feliz, que regreses a releer lo que escribo, para mi no tiene precio, es un regalo de valor incalculable. Gracias por gustar de mis letras, que es tanto como gustar de mi persona. Que Dios te bendiga.

Querida Laura, muchas veces, cuando leo sus comentarios, la gratitud me desborda y esos ojos empañados son un tributo a su afecto y su cariño. ¡¡Si supieras que hombre tan hermoso es hoy ese niño!! Aunque sigue siendo mal geniudo, no desapareció aquel malandrín capaz de arrancarle los pelos al hermano, es doblemente amoroso y se llevan muy bien, inclusive comparten casa, porque no viven la ciudad que nacieron.
Besos para tí hermosa

Lety dijo...

Querida Kiantei: Gracias por tu generosidad en ser la primera en regresar. Lo valoro mucho, eso primero y después por la bondad de tus palabras. ¿Verdad que si es hermoso ese niño? Su cabello es como un halo y su sonrisa es la sonrisa de la felicidad plena, sin timideces, ni siquiera por aquellos dientecitos dañados. Lanzaba su sonrisa a los cuatro vientos, tal como hoy lo sigue haciendo. Que Dios te bendiga

Querida Pepina, pasé y volveré muchas veces y tu tambien eres ya mi amiga. No he ido en estos días, porque estuve en la coordinación del encuentro de mujeres poetas y son días de trabajo intenso, pero ya estoy en circulación nuevamente. Perdón por estos días de ausencia. Besos cariñosos

Lety dijo...

Dra. Kleine:
Hoy si me daré el gusto de un buen paseo para recolectar sabiduria en mis blogs amigos. Perdón por esta ausencia y desatención, pero ya les digo que estaba vuelta loca. Gracias por sus palabras, viniendo de usted me alegran y también me honran. Reciba mi cariño


Enigma: Este es un día muy especial para mí, porque si mal no recuerdo es la primera vez que sale del plano de mi voz, y mis letras le llevan hacia sus propios recuerdos.
Gracias por darme esta alegría. Reciba todo mi cariño

Lety dijo...

También un doblete para usted Enigma, hoy voy por su casa a ponerme al corriente de todos mis atrasos. ¡Terminó el encuentro y creo que cada vez, más hermoso que los anteriores!! Otra vez mi respetuoso saludo.

Hola Kramer, el de los pensamientos oscuros y profundos, creo que adiviné sus pensamientos, porque así, tal como Carlo, sin importar los diez, los veinte o los ochenta, también yo lanzo mi risa al viento.
Bienvenido y oj-Alá que vuelva.

Dra. Kleine dijo...

Lety y abusando de tu amable y fina cortesía, me puedes contar brevemente cómo estuvo todo ello?

La duda me invade y de verdad envidio las oportunidades de gozar las palabras. Anda, contad sólo un piquito, se puede??

tyare dijo...

Carlos , que pequeño mñás amoroso con su padre. Una incondicional muestra de amor que podría ser recogida por algunos jovenes actuales que lo único que hacen es jusgar los defectos de ellos, Esther, a mejorado la impresión que tenía de tí. Besos lety.

Lety dijo...

Claro que si mi querida Doctora, pero que le parece si lo hago en el otro espacio con un post, prometo hacerlo hoy mismo ¿le parece? pero dígame ¿conoce usted el Encuentro Internacional de Mujeres POetas en el País de las Nubes? o les hago un poquito de historia, poquito,para después contarles como estuvo este XIII Encuentro.
Besitos para usted y espero su respuesta

Hola Tyare, gracias por tus palabras se las transmito a mi Esther y te las agradezco en su nombre.
No creas que crió malos hijos, se defienden, aunque tengan sus defectos como todos. Besitos para tí

el tío nasty dijo...

así como los padres recuerdan cierta anécdota que define a los hijos, así los hijos recuerdan cierto momento de los padres...

habrá que preguntar cómo lo recuerdana uno, y cómo recuerda uno a los demás....y no sé por qué pero me da miedo preguntar y contestar...

le dejo un abrazo muy grande lety

El Enigma dijo...

Asi es...

No es facil, pero somos lo que hemos venido siendo y solo que el ultimo instante es un segundo menos antes del siguiente y uno mas despues del pasado.

Sin recuerdos, no seriamos nada...

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Pd.- Perdon pero cometi un error y por ello elimine mi comentario anterior.

Lety dijo...

Ay Tio Nasty, si pudiera ver la sonrisa en mi cara, podría saber el tamaño de la bienvenida. Yo también sentí ese miedo, pero lo he superado, ahora provoco la franqueza, respecto a mi actuar, para normar mis pasos, aunque no referente al pasado, sino al presente. El pasado quedó atrás y las culpas confesadas, asumidas y abandonadas. nuevamente ¡¡bienvenido!!

--------
¿Somos lo que hemos venido siendo? Ay querido Enigma, yo creo que podemos cambiar, es más yo muto cada día, si no es así, he perdido ese día. Hasta las piedras se pulen día cada día, será mejor la piedra que yo?
Reciba mi abrazo cariñoso

Andreas Kartak dijo...

¿será mejor la piedra que yo?

eso vale el resto de su silencio, reclamo su silencio para que esas palabras perduren...

cada uno es como es y cada quien como le dejan... ahí vamos haciendo agüjeros a las alambradas pa que nos dejen ver el sol.

abrazo

Lety dijo...

Andreas, no puedo callar sin decir antes lo extrañaba, lo extrañaba.

Mary Carmen San Vicente dijo...

Qué hermoso detalle de un hijo hacia un padre. Un cariñito que le dejó cada día sobre su cama, cuando su padre llegaba y veía su bata perfectamente acomodada esperándolo...¡me encantó! Esos son los instantes que se hacen eternos en la memoria.

Ahhhhh y la foto preciosa !

Un besito Lety, ya voy poniéndome al corriente para que me quites el tache jeje

Lety dijo...

Así de bravo como era MariCarmen, también era y sigue siendo de cariñoso, ya está enorme y cuando abraza a su papá casi lo tira, porque es como un cachorro juguetón. Y si creo que esa foto es la viva imagen de la alegría. A mi también me encanta, jejeje

Gabriela dijo...

Aparte del texto tan bonito, esta foto me encanta. Me encanta. Un beso, Lety,

Lety dijo...

¿Verdad que si mi Gabriela?
Ay la verdad esa foto no se la dejo a Esther, la reclamo mía, me fascina como muestra sus dientecitos oscuros (un medicamento se los manchó)sin ningún empacho, es la imagen de la alegría. Besos a montón para tí.

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog