lunes, diciembre 04, 2006

Mi consigna es salir




Desde que recuerdo han ejercido fascinación sobre mi las diversas formas de expresarse a través de la escritura. Jugaba con la idea de escribir y al mismo tiempo resguardarme.
Por eso en la primaria deseaba ser hombre para recibir como mis compañeros, clases de clave morse. A falta de ese conocimiento, inventé con mis amigas en aquél entonces, un alfabeto con el cual escribíamos mensajes cifrados que nos procuraron horas y horas, para ellas de entretenimiento, para mí de felicidad.
Cuando conocí la historia de Helen Keller y su maestra, también quedé maravillada ante la idea de poder leer con las manos, porque yo estuve ciega por el temor y además maniatada.
Esto último en el sentido literal de la palabra. Fui zurda y me hicieron sentir que eso era ser chueca, algo así como torcida.

Así que me ataban la mano izquierda a la espalda, para obligarme a escribir y comer con la derecha.

Claro que aprendí a hacerlo, porque anhelaba la libertad, tanto como temía mostrar mi pretendida deformidad, así que me escondí sin aprender más nada. Por eso escribo con el corazón, sin técnicas ni escuela.

Sin ningún tipo de estudios, es claro que no pasé por mi período Beqkeriano, ni Borgiano, a duras penas aprendí a leer a Girondo después de los cincuenta.

Creí estar atada a una lengua carente de palabras, ahora se que estuve atada a dolorosas experiencias; temerosa de herir con la palabra.

Hoy mi única consigna es salir. Dejar salir todo aquello que buriló mi conciencia.

Es por eso que me puse en tus manos, con palabras a las que me dio por nombrar agua. No pretenden abrir caminos para otros, me basta con que dejen salir lo que me abrasa.

Que sepas que ya no quiero seguir encerrada. Que no me gusta el miedo. Quiero ser protagonista de mi vida, no cambiar mi papel por un plato de galletas.
****
Esta impresionante imagen, representación del miedo, se la debo a alguno de ustedes queridos amigos, no se cuándo la guardé de uno de sus blogs, me parece que la encontré con Orfa, pero no estoy segura, de cualquier manera se las agradezco, porque desde que la vi, supe que se relacionaba conmigo.

Por fin estoy de vuelta. Les dejo esto y me voy a visitarles con el corazón golpeteando de anticipada dicha

19 comentarios:

Eugenia Cristina dijo...

Querida Lety:
¡Qué alegría verte reaparecer!
Pensaba si mi mensaje se habría perdido, si estarías cuidando un nieto que te tenía muy ocupada, en fin, suposiciones fantasiosas no me faltaban.
Encuentro extraño que la clave Morse se la enseñaran sólo a los varones. ¡Hay cada cosa! Personalmente, a los siete años pude verla en el pequeño Larousse, lo que no significa que me sintiera motivada a memorizarla completa. A los trece años y después de diversas experiencias de aislamiento por enfermedades, traslado de ciudades u otros,inventé un código en que cambié cada consonante por otra y cada vocal por otra y escribía cartas a personas imaginarias.
Disfrutando como siempre tu "post", me llevas a recordar que yo descubrí ya oficialmente madura (aunque quizás no tanto en lo efectivo) que los insectos en vuelo los atrapo mejor con la mano izquierda, lo que explicaría en parte, las enormes dificultades con lo manual que tuve de niñita; para lo más cotidiano y necesario, suelo actuar como ambidextra. Y eso ahora que gozo de mayor libertad.
Bueno es que te hayas liberado de lo que te ataba, sanado heridas y que sigas regalándonos con tus palabras.

¡Un cariñoso abrazo!

Joss dijo...

Lo bueno es que después de un día viene otro y así nuestros miedos pueden quedar atrás, por otro lado, es mucho mejor lo que guardamos en nuestro interior porque lo que no sale de un corazón no llegará a otro.

DTB

Anónimo dijo...

Que bueno que a la vuelta de la vida dejes salir. Y qué grandeza el que salgan cosas hermosas.
Tenes razón... la imagen da pánico pero es super elocuente.

Que estas palabras sean como un exorcismo para aquellos que tantas veces nos hicieron sentir chuecos, maltrechos, torcidos y diferentes.
Abrazos entrañables

almaenamorada dijo...

Que alegriaaaaaaa! que alegriaaaa!
Amigaaaaaaaaa!

Sentirte por estos espacios..en estas letras.
=)
Es magnifico el poder de la comunicacion..!
Sabes? te comaparto que yo de niña aprendi por una muy querida amiga mia..el lenguaje de sordomudos (hablando solo en señas).
Y lo aprendi solo por diversion !
=) (gracias a Dios).
Mi amiga y yo encontrabamos divertido el platicar y platicar asi..sin q nadie entendiera y sin hacer ni un ruidito en la escuela..
;)

Me despido muy contenta, de saber que estas de vuelta y dejando huella en nuestros corazones..!

Saluditos-prenavideños!
;)

Anónimo dijo...

"Fui zurda y me hicieron sentir que eso era ser chueca, algo así como torcida."

Qué ignorancia pueden tener ciertos "educadores"!!

El problema es ser diferente.

Si uno es un hombre que llora. es un maricón, no un ser sensible. (y yo no suelo llorar)

Si uno es creyente, es un chupacirios, no una persona espiritual. (y yo no soy creyente)

Si uno es zurdo, es "torcido" (y yo soy diestro)

Si uno es gay es un pervertido (y yo no soy gay)

Si uno es apasionado es un idiota (y yo SÍ soy apasionado)

En fín... la "normalidad" no existe...

Fuerza amiga.

Un beso grande... y gracias por las palabras...

Bellos post, delicioso blog.

Pasate por casa cuando quieras... ¡hay mate!

A.-

fgiucich dijo...

Saber que Ud. está bien me da una profunda tanquilidad. Durante varios días, sabiendo de aquel infierno, temí por Ud., pero hoy, al leer este acto de libertad que sudan sus palabras, me siento muy felíz. Abrazos.

blueberrie dijo...

Extrañaba tus visitas, Lety; con tu permiso quiero imprimir este post que le viene al dedillo a alguien que conozco. Te dejo un fuerte abrazo, gracias!

Anónimo dijo...

...querida Lety...que la tu mano izquierda siga volando libre y feliz como tus letras lo denotan...
Que alegria la liberación...si tras ella, aparece un alma tan noble y audaz como la suya...

abrazos
Alex.

SEBASTIAN D.Q. dijo...

mi Querida Lety:

Dejar salir, es lo que mas quiero hacer en este momento... herir con las palabras es siempre un temor que tengo, por eso soy cuidadoso, aunque sabes, creo que si lo que dejamos salir es la esencia de nuestro corazon, y si nuestro corazon es bueno, no heriremos a nadie.

desde niño me ha gustado escribir, asi como sale de mi mente y corazon, sin tecnica, sin regla, libremente, asi como que las letras vuelan con el viento,y se juntan formando palabras.

Muchos saludos mi querida Lety, sabes: aprender a leerte, ha sido una experiencia de las mas positivas que he tenido, por que he aprendido,y me has llegado al corazon, mucho animo, y mucha salud, muchos besos y abrazos y saludos a los Tuyos.

SEBASTIAN DQ.

Juan Sencillo Sencillo dijo...

querida Lety, encontré tu blog, a través del de Norma, ¿cómo te va?... veo que trabajas mucho en lo poético, con tantos proyectos en marcha... felicidades, Silvia Delgado.

Erika Contreras dijo...

Me siento profundamente identificada con lo que escribes en este post. No te imaginas la de sentimientos y recuerdos que se agolparon en mimemoria. Eso de ser diferente y que te obliguen a ser un "igual". Este último tiempo me he percatado de tantas y tantas cosas que explican mi situacón actual. Siento que el parkinson ha sido una liberación.
Aún me queda camino por recorrer.
Gracias Lety por compartir tus experiencias.
un abrazo
erika

Anónimo dijo...

te extrañaba tanto, no, no sigas encerrada, el miedo es el peor de los carceleros.

para mí tus palabras son néctar, naciste con un don y ninguna atadura podría quitártelo jamás.

besos

ka! dijo...

Señora Na´Leticia..

Yo también soy zurdo, hijo de padre zurdo al cual le amarraron la mano como a animal de feria..

Se lo que es callar y no escribir más allá de lo que nos enseñan, sino de lo que nos presiona...

Sean pues tus palabras agua bienvenidas en los canales de mi vida...

indianguman dijo...

Lety, qué bueno que estás de nuevo aquí en tu casa!

Esa imagen me deja petrificada, me hace pensar en lo vulnerable que es una pequenita vida humana y en los recursos increíbles con que cuenta también para sobreponerse.

Que tu consigna sea la nuestra, si nos lo permites, también necesitamos sanar con las palabras, como lo hacemos a través de las tuyas.

Un beso grande mi dulce

Anónimo dijo...

Suelo contarle a mis alumnos esas cosas que sucedían antes y que luego fueron superándose... Hasta se sentía vergüenza porque se creía que era algo propio del demonio...
Menos mal, Lety que has comprendido y te has podido liberar...
Te quiero

Anónimo dijo...

He cumplido mi promesa. Un comentario en cada artículo no leído por mi ausencia.
Pero aún me falta ir a tu otro blog

Anónimo dijo...

Mi linda Lety que gusto de ver que también has vuelto, yo me he armado de pluma y papel cibernéticos para dejar salir sentimientos guardados y recuerdos empolvados y plasmarlos en un monitor :)
Sabes querida amiga que siempre me han fascinado tus escritos y como siempre he pensado que las personas todas tenemos en nosotros mismos la escencia del arte, sólo hay que saber escuchar el alma.

Volveré a visitarte más seguido, prometido.
Un besote grande.

bicuniza dijo...

lety, todos sufrimos de miedos, yo soy un gran miedoso, y dia a dia mis miedos me consumen pero eh aprendido a vivir libre a la vez, gracias por escribir todo aquello que no puedo expresar yo, un abrazo del perro de agua

palabraserrantes dijo...

No necesitas pasar por ningún período, Nika lo dice, tienes un don, y eso no se aprende.
Es bello leer tus palabras agua, que para mi son alas.
El miedo es una cárcel. Y bien lo sabes. Tus alas son la savia- sabia que todos bebemos para nutrirnos de belleza.

Gracias, mil gracias por atreverte a volar

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog