martes, enero 10, 2006

La dolorosa introspección de María

Además -sigue diciendo María- lo peor de esta introspección ha sido el darme cuenta que no soy la buena amiga que creía ser.
Esta reflexión ha puesto al descubierto la soberbia de mi actitud. He sido prejuiciosa. Ambivalente también.
No sé que clase de ser privilegiado me sentí.
Olvidé que aquello que me hacía ufanarme, eran dones gratuitos, carismas recibidos para fluir.
Me los adjudiqué y así temí ser envidiada y que buscaran entonces mis defectos.
Pero el miedo mayor, fue que interpretaran mal mi necesidad de acercarme, de tocar a las personas, de mirarlas y coquetear con los ojos, y yo amiga querida, necesito ese contacto, necesito ser aceptada, porque mi hambre de amor es grande, anhelo el amor de quienes me rodean.
Mira ni siquiera sé, si empecé diciendo las cosas en orden para explicarme.
Lo que si tengo en claro, es que ambicioné el afecto de cuantos me conocieran, y como no quería que nadie me envidiara o me temiera, ¿sabes lo que hice para lograrlo?
Desde mi prejuiciosa y soberbia postura busqué volverme inofensiva. A través de la gordura lhice que me tuvieran lástima y no envidia. Así podían decir:
“María es tan simpática, pero, pobre, yo no podría vivir con su gordura.”
“Qué bonita cara tiene María, lástima que no se cuide. Pobre está tan gordita.”
“Pobre María, de su inteligencia no dudo, pero su peso va a acabar con su salud.”
Me pobreteaban tanto por esto, que mis pretendidas cualidades pasaron desapercibidas.
En mi descargo sólo puedo decirte que no hice esto de manera consciente. Lo que hemos hecho ahora, motivó este descubrimiento, y aunque es cierto que me movió una desesperada necesidad de afecto, eso no justifica mí tremendo ego.
Hoy la tengo a la vista y no puedo negar esta verdad. Antes fui incapaz de percibirla, ahora me pregunto:
¿Entonces, es verdad que los amo?
¿Me van a seguir queriendo ustedes?
Y lo que es peor, después de lo que he hecho
¿Podrá mi cuerpo perdonarme? ¿Podré devolverle la dignidad que le he arrebatado?
Lo deseo con todas mi fuerzas, tanto como el que ustedes me amen, porque mi cuerpo, así como ha sido mi víctima, también es mi verdugo.
Se que esto que hice, involucra también una lucha por dominar otras malas tendencias, en la que indebidamente involucré a mi cuerpo.
Mantener presa mi materia me ayudó a doblegarlo, esto es cierto, pero no vencí en buena lid, porque ahora me duele percibir que sólo atendí a mi mente y a mi espíritu.
Sacrifiqué mi trilogía.
He despreciado injustamente mi cuerpo y ahora…

24 comentarios:

el blog de pepi dijo...

Tal como María he sido prejuiciosa en mi vida, ahora debo soportar los prejuicios en mi contra.
Tal como María mis señales han sido incomprendidas, mis acercamietos y mis maneras siempre fueron cuestionadas como frialdad y un dejo de soberbia, nada más lejano de mis deseos, siempre deseando ser aceptada, pero ha sido esa timidez que me ha jugado en contra la que crea la barrera y no mi yo conciente.
Tal como María he luchado siempre con mi apariencia.
Tal como María con una coraza, jugando a ser fuerte para que ya nadie dañe más.
Mi querida Lety tus mujeres son un fiel reflejo de las mias.
Te dejo un abrazo grande.

Lety dijo...

Tan lejos y a la vez tan cerca mi querida Pepi:
Así nos movemos sobre el planeta, pero un día los caminos convergen, los de tus mujeres como los de las mías, habrán de encontrarse. El autoconocimiento allana el camino. Esa es mi experiencia, y es la misma que me llevó a encontrarte a través de estos textos amiga querida. Aquí encuentras siempre mi abrazo y mi cariño. Mil gracias porque lo tomas.

fgiucich dijo...

Desde su soberbia, Marìa es una persona acomplejada e insegura de sì misma. Tiene tantas preguntas sin respuestas que, seguramente, la cuesta le serà difìcil de subir.
Encontrarà el equilibrio necesario entre las necesidades del cuerpo y las del alma? Abrazos.

El Enigma dijo...

Es por elo que la sinstrospecciones en la mayoria de las veces, duelen... somos demasiado duros con nosotros mismos; amen claro esta de que muy pocos son sus mejores amigos, me explico, Maria dice que siente no fue buen amiga, es logico, ese pensamiento es el que buscaba rescatarla de si misma, ya que el mejor amigo de uno, debe ser uno mismo y de ahi coemnzar.

Quien no se quiere, no puede querer a los demas...

Muy psicologico mi comentario del dia de hoy, ¿cierto?, pero reflexionando pude hacerlo por el escrito de hoy, un saludo Lety.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

JOSE SANCHEZ ZOLLIKER dijo...

Espiritu Bello:
María me parece una figura por demás compleja por la realidad de lo que trasmite e identifica en muchas personas: el autosabotaje (estamos gordos pero seguimos comiendo, odiamos la corrupción, pero damos "mordidas",etc.) . Por ello, María es fascinante para el análisis literario y del autoengaño colectivo (¿quién no se identificó con ella?) que es, según mi punto de vista, el mayor lastre que arrastramos como pueblo y como seres humanos. Y como bien dices, es inconsciente. Pero también forma parte de ese intangible que nos diferencia de los demás animales de la creación, quienes no fingen que no quieren lo que quieren... y en el fondo, lo relaciono con el miedo. Siento que María, al igual que todos, siente un miedo profundo, al que no ha podido controlar. Pero la introspección es el primer paso para verse a si mismos y obtener valor, coraje, agallas... todo lo que necesitamos para vencer el miedo y el autosabotaje... y bueno, apenas son las 9 y fracción de la mañana, jejeje. Un abrazo!

noemi dijo...

Doloras y profundas reflexiones....


Te dejo besos, cuando vienes al DF?

Hannah dijo...

Tal vez María llegue a comprender que el amor sólo crece cuando se ofrece. Y que la medida del amor que se ofrece es la misma que la medida del amor que una se tiene a sí misma. Esa comprensión la llevará a amarse a sí misma, a no mendigar el afecto de los demás, a tener una autoestima sólida y un ego sano, y a entregarse y a amar a los demás incondicionalmente. Tal vez entonces adelgace.

La medicina ayurveda explica la obesidad cómo la respuesta que da el organismo al sujeto que no se ama: lo envuelve en una capa cálida de grasa...

Un abrazo, hermanita.

Hannah

Olie dijo...

Creo no haber sido María, hasta ahora al menos: la vida nos tuerce el rumbo y también el carácter.
Cuando era una jovencita tímida e ingenua, jamás imaginé que hasta iba a deshacer mi matrimonio...
Upsss
Es la metamorfosis de la vida, Lety. Por eso me gusta leer a tus mujeres: hay de todo.

Un gran abrazo con mucho cariño:

Olie

Lo-que-serA dijo...

Tus mujeres me dejan muda, mi Lety, con su avasallante honestidad. ¿Quién puede, aún en la más íntima intimidad decirse a sí mismo esas cosas, reconocerse en esos espejos?
Un abrazo, niña guerrera.

Raquel Olvera dijo...

Lo que un tiempo se decía: todos los caminos llegan a Roma, yo diría:
Todos los caminos llevan al supremo conocimiento.
O todos los caminos llevan a Dios. Como quieras verlo. De cualquier manera, lo importante es hacerlo conciente, y vaya que lo has hecho!

Lety dijo...

Querido don Fernando:
Duro juicio el suyo, el que merecen las confesiones de María. Esta María a que para sus compañeras ha sido la amiga de todas, la confidente.
Qué atrevida al lanzar esto por la borda para cumplir el compromiso de honestidad contraído al término de aquel recital.
Esperemos que si, que pueda subir la cuesta y encontrar el equilibrio.
Se lo deseo y a usted le dejo un beso en la frente

---------------
Querido Enigma:
Yo diría que María se abrógo un derecho que no tenía: el de castigar su soberbia, y con esto muestra nuevamente que la soberbia existía en ella.
No se está imponiendo una carga, la carga existía, pero tal vez, exteriorizándolo pudo dar el primer paso para librarse de ella.
No creo que su problema sea el no quererse, creo que el soberbio se sobreestima, se quiere demasiado ahora tal vez aprenda a quererse con justicia. Ojalá para ella, para usted mi respetuoso saludo.

Lety dijo...

Querido José:
No sabes cuánto daría porque hubieras conocido el primer capítulo, ahí se dijo que había que desprenderse de las cosas, para después desprenderse de los miedos. Las dos cosas se dieron ya, si María se descarna hasta lo más profundo ¿a qué puede ahora tener miedo? el paso está dado. Debo decirte, aquí entre nos, que la confesión de esta mujer, fue la más dolorosa, pero así como me escondí mientras Carmen hablaba, hoy doy la cara, con María y por María. Recibo en su nombre todo el enojo que su actitud provoca, debe apurar el cáliz y yo comulgaré con ella. Tomo tu abrazo para ambas, y te dejo el mío.

-----------------

Querida Noemí:

Tú lo sabes ¿verdad? cuán dolorosas y profundas. Ojalá tú que tienes el texto, sintieras el deseo de leer ese primer capítulo.
No tengo idea de cuándo podré ir, probablemente vaya a Puebla en una o dos semanas y tal vez de ahí me de un brinquito, pero no es seguro.
Me encantaría verte querida Noemí, pero la puerta a Oaxaca sigue abierta cuando tú quieras.

Lety dijo...

Hannah queridísima, tú sabes cuanto respeto tus conocimientos y tu juicio, tanto como no tienes idea, sin embargo, esta vez puedo decirte, que es necesario ver todas las caras de la moneda, y recuerda que las generalizaciones no operan.
SÍ las aproximaciones,
pero varían conforme a las circunstancias de cada caso. Es tu especialidad y me atrevo a contradecirte, pero hay una razón para ello.
Yo no podría hablarte en lo general, pero si en este caso subjetivo.
Pero ya tendremos la oportunidad, lo se, lo presiento de hablar largo y tendido un día, aunque tenga que ser allá del otro lado del mar. Mientras tanto, tomo nota de la medicina Ayurveda para mi María, que ha desenredado los hilos de la madeja, pero aún no puede deshacer lo que mal hizo, voy a subirte un par de poemas allá en tu otra casa, acerca de esto.
Mientras tanto te beso hermana mía con todo mi cariño.

------------

Mi querida Olie, la pobre de María jamás imaginó ser lo que era. Terrible susto el que se llevó. Al contarnos, está destrozando la fachada que tanto le costó construir, ahora queda a cara descubierta.

La que lo sabía era yo, por eso pude escribirlo. Y si dices bien, de todo ha habido con estas mujeres,que buscan descubrirse no descubrir a su familia o amigas. De ellas el error, de ellas la responsabilidad del cambio.
Gracias por gustar de ellas, de nuestra parte, recibe mi abrazo cariñoso y comprometido.

-----------------

Ay mi querida la que ya es:
Tu presencia, y la de Raquel abajo, que ya la descubrí, que me conocen, viene a ser un respiro para María y para mí.
Cuando habló Carmen, no quise estar presente, para no contaminar con mis comentarios, la imagen que ella pudiera proyectar.
Ahora con María que es la que afecta, no sólo su entorno natural, sino mi relación con mis nuevos amigos, a los que ya quiero entrañablemente, los que aquí me leen, no podría ser más dolorosa, pero decidí afrontar las consecuencias, mantenerme cerca de ella, para responsabilizarme de lo que por ella escribo.
Gracias por este apapacho en medio de la tormenta.
Besos enormes para tí amiga

Lety dijo...

Ay Raquel, mi mami por elección, no creas, a veces siento que desfallezco.
Quisiera haber concluído, pero al mismo tiempo, quisiera continuar, ¿por qué lo uno y por qué lo otro?
Porque esta desnudez es devastadora y tú sabes que el desnudo no es mi fuerte, bien sea físico o espiritual, y es por eso que me obligo a hacerlo, porque quiero andar por ese camino de ascenso que mencionas.
Lo segundo, porque los quiero tanto, que me dolerá que una vez concluído el texto este nudo que nos ata se diluya.
Ya estoy pensando qué escribir para mantenernos unidos,sin embargo, se que los círculos se cierran, Dios dirá lo que sucederá con este.
Me abrazo a tí ý al amor que sé que me tienes y deposito ante tí mi cariño y mi gratitud, una virtud que bien sabes cuánto valoro.

kiantei Castor dijo...

Pasaba a dejar mi abrazo que se ha ido distanciando, ya sabes, entre tanto avatar del destino.
Pero jamás olvido.
Pasaba a dejar mi abrazo y mis cariños de siempre,lejana amiga de Oaxaca.
Algún día nos tomaremos ese cafecito prometido, tal vez más temprano que tarde.

SEBASTIAN D.Q. dijo...

yo creo que todos alguna vez, somos como lo es Maria... me gusta como escribes, siempre el leerte es un cable a tierra para mi, hace tiempo que no te visitaba, cuidate leti y ten un feliz 2006 lleno de prosperidad para tu y a quienes quieres.

saludos,

sebastian dq.

Dra. Kleine dijo...

Oh... te puedo decir que no cualquiera se atreve a mirar de forma interna a quien nos hace ruidito ahi dentro.

siempre hay esa lucecita, pero a veces no hay que ser tan severa!

Un abrazo!

Lety dijo...

Gracias por esta presencia kiantei, que siempre será en tiempo y dices bien, si llegaras a venir a Oaxaca, encontrarás en la mesa ese cafecito prometido.

Te dejo mi abrazo agradecido

-------------

Te extrañaba Sebastian, es cierto que hace tiempo no vienes, pero yo estoy en falta sin duda. También te deseo lo mejor para cada día de tu vida, no sólo del 2006

Recibe mi saludo cordial y agradecido

Lety dijo...

Mi Doctora Kleine, gracias por venir en verdad y también por sus palabras.

Fue difícil mirarse de esta manera, pero era necesario para el renacer, así que no se preocupe, ya es pasado.

Guardo sus palabras y las recibo con cariño

Gabriela dijo...

Besos, Lety. Aquí estamos.
Llevo una primera semana de trabajo que me ha descolocado un poco, no porque haya sido difícil, sino porque volver a la rutina, cuesta.
A veces me parece que todo esto que escribes tiene demasiado de exorcismo. Y que no estaría de más aliviar tanta auto-crítica(salvadora, puede, pero a la vez negativa), con un poco de amor. Amor de tus personajes a sí mismas. Siento que todo esto es un ejercicio psicoanalítico no completo, puesto que los demás no tienen cabida más que como satélites. El mundo está afuera del relato. El mundo como vegetación, como escenario, sea urbano o tropical. La percepción que se me ofrece es tan subjetiva y tan egocéntrica que me agobia a menudo. Pero se centra únicamente en lo negativo, en lo que no se sintió, no se hizo o en el error cometido, o para entendernos, en el pecado o pecados del pasado. No quiere decir esto que no quiera leer. Pero es doloroso. No sé si me doy a entender. Extraño una ventana luminosa. Un subtema (ya te lo he dicho) que me permita sacar la cabeza de esta autoinmolación, aunque comprenda que sea necesaria para el renacimiento, etc. En conjunto, diría que todo me parece tan judeo-cristiano que quisiera una pizquita de sano paganismo. O que echo de menos el claroscuro, que me permirta ver los contornos. Luz y sombra, no sólo sombra.
Besos.

Lety dijo...

Primero que nada déjame decirte que te quiero muchísimo Gaby y me encanta esta crítica honesta y sincera al cien por ciento. La que estaba esperando de tí desde hace tiempo.
Recuerda que subí estos textos, con el afán de corregirlos, para ver si un día pueden ver la luz, y los comentarios me permiten saber por donde debo ir. Este en especial, que será motivo de reflexión profunda para mí.
Ay un poema que escribí hace tiempo que habla de los claroscuros y dice:
Abandoné la búsqueda
de mi.
Quedé vacía.
Torné a ser inconclusa.
Los claroscuros
no reflejan lo que soy
mi realidad sigue escondida.
Quise pues hacer en estos textos, como decían en mi casa una vez colorado y no cien descoloridos
pero ten por seguro que lo que me dices no caerá en saco roto, y por favor no dejes de venir, te necesito, sufre otro poquito conmigo, creo que concluiremos en breve.
Te dejo todo mi cariño
y muchos besos

Raquel Olvera dijo...

Además quién no busca ser amada y se vale de lo que cree que puede valerse?

tyare dijo...

Hola Lety! Agradesco toda tu preocupación por mí, como te darás cuenta las cosas no han mejorado mucho , pero me mantengo firme, sin decaer. Gracias amiga, eres muy dulce. María es aún más fuerte que yo, porque logra reconocer y aceptar su condición actual, siendo un muy duro juez y verdugo a la ves. Solemos ser así y autocastigarnos auque no siempre sea lo mejor. besos.

Lety dijo...

Querida Raquel, que bueno que estés hoy por aquí, me ayudarás a trabajar lo que sea necesario en estos textos ¿verdad mamita?
Estamos a tres post del final y estoy desamparada.

--------------

Querida Tyare:

Se de tu fortaleza porque se refleja en tus letras, pero el amor que nos toca, nos viste por eso voy a dejártelo.
Y en verdad, no te preocupes por María, ni por ninguna de estas mujeres, ya están tocadas por el amor.

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog