domingo, febrero 04, 2007

III- De todo hubo en mi antes bendecida ciudad














Las imágenes siguen en cascada y esta que veo, me muestra arrugas en el alma.

Esta donde no soy capaz de ir al encuentro de la hija de mi amiga muerta, que me llama.

Pero cómo ir si me hundo. Si la fuente de mi fuerza se ha escondido. Cómo atiendo su llamada de auxilio que a duras penas surge, de entre brumas alcohólicas y polvo blanco de muerte.

Cómo, si he perdido la magia.

No tengo cáncer, es cierto. Fueron malos diagnósticos, estoy sana pero somaticé.

De ahí la quimio, y eso quiere decir que vivo mal los nuevos días.

Que no supe asumir la convulsión de mi Estado. Este trozo de carne sangrante que disputan políticos nefastos y líderes corruptos, unos y otros se llevan sin compasión, entre las patas, al pueblo del que formo parte.

De todo hubo en mi antes bendecida ciudad. Muertes, incendios, maledicencia.

Una rabia desconocida, sentó sus reales en mí. Se aposentó y se sintió tan bien, que todavía no me abandona.

Verla de ama y señora de la casa me asustó tanto, que hubo días en que deseaba esconderme tras la puerta y llorar. Llorar hasta morir, para diluir en lágrimas furia y espanto.

En unos meses que parecieron años, como castillo de lechera, se vino abajo la ciudad con todos sus habitantes.

Sólo espíritus diligentes animaron las calles y construyeron sueños con la ruina. Aquí estuve entre ellos, sofocando la ira, apuntalando las paredes de esta casa que parece de muñecas.

Hicimos fuerza hasta el límite y así logramos sostenerla.

Lo mismo en cada casa de los que se quedaron, porque otros prefirieron huir. Cambiar su residencia.

Yo prefiero construir. Es lo que hago mientras escribo estas palabras agua. Lleno mi cántaro, me miro con tus ojos y hallo la fuente que me habita.

*******

Amigos queridísimos les pido perdón si los confundo. Todo cuanto les digo forma parte de mi realidad, son los tiempos, los que tengo en desorden.

Estamos reescribiendo juntos EntreCaracoles, colgué nuestro columpio del tiempo y en sus vuelos nos permite mirar desde ángulos distintos, el hoy y el ayer.

Mucho que antes no se dijo, reclama su espacio hoy. La realidad se transmuta a cada instante, nada sigue siendo lo que es.

De la amistad si podemos asirnos, avanzar.

14 comentarios:

Olie dijo...

Disculpa mi ausencia. Tuve problemas de salud, pero ya estoy de regreso. También hubo problemas técnicos con blogger, que me impedían postear y comentar.

Amiga hermosa, pienso que da igual el orden o el desorden. Lo más importante es que eres y has sido capaz de regalar sabiduría a manos llenas, obtenida tras esa vida que vives, llena de riquezas intangibles.

Te mando besos de cariño:

olie

5 febrero 2007

Eugenia Cristina dijo...

Querida Lety:
Una angustia me dificultaba comunicarme con mis más queridos, no sólo en los "bloggers" sino en los que conozco en persona: familiares y amigos. Y eso que tuve un paréntesis grato, el sábado 27 en que fui con mi hijo casado y mi nieto Nicolás a Lonquén, lugar de parcelas, cercano pero no tanto a Santiago, a celebrar el quinto cumpleaños de una sobrina nieta. Como fui hija única, todos mis sobrinos son hijos de primos. Y este sábado último, el mismo Nicolás cumplió ocho años. También hubo una grata celebración, aunque parezca raro, sólo con adultos y una "guagua" (palabra quechua con que en Chile designamos habitualmente a un rorro) en casa de mis consuegros, se planea una con niños para marzo; ahora en vacaciones escolares, muchos están fuera de Santiago.

¡Ánimo! Tal vez no parezca la más indicada, pero he comprobado que orar unos por otros, funciona.

Algo que digo aquí por si sirve a alguien más. Hace algún tiempo, para alejar la rabia que sobrevivía a los días y se enseñoreaba, seguí un consejo; le dije a Nuestro Señor: "Señor Jesús yo te entrego mi rabia. ¡Véncela Tú, Señor Dios Todopoderoso! porque yo no puedo." Y así fue. Y se puede repetir cada vez que sea necesario. Además de alabar a Dios en toda circunstancia.

Ya me han pedido el computador. No sé si por poco o por mucho rato.

Me cambié de versión porque un día no encontré otra alternativa para entrar. Ahí conocí comentarios de octubre y noviembre de 2005 que nunca había visto y que acepté y después no los encontré en ninguna parte; en cambio encontré en el "post" con Taz, uno que acepté al empezar este año y que después no encontré porque lo busqué en el último; por vergonzoso que parezca, así es. Los comentarios de los más conocidos quedaron rotulados como anónimos.

Un cariñoso abrazo con todo el Amor del Señor.

manuel dijo...

Una imagen tras otra, una tras otra y terminan repitiéndose hasta que asimilamos y entendemos. Nuestra mente es algo grande guardado en un cuerpo pequeño.

Jose dijo...

No nos confundes, gozamos más bien de tus letras, muy al estilo del siempre compuesto descompuesto rayuela.

Ana R dijo...

Me parece que el tiempo verbal es lo de menos. Lo placentero es leerte así, apasionada , casi arrebatada, diria ...Con esa rabia que , a veces, es el motor que nos impulsa a seguír batallando y levantarnos una y otra vez; una y otra y otra vez...Nada peor , siempre que la indiferencia.

Un abrazo gravde Lety.

Lo-que-serA dijo...

Mi Lety querida, mi querida Lety. Te dejo un abrazo grande, grande, grande.

mi despertar dijo...

te encontré en lo de Cell, y desde hoy te sigo...tenemos cosas en común lo creo- simplemente- por haberte leído

Laura dijo...

Querida Lety:
no te angusties. Es muy claro lo que dices y refleja muy bien esos estados de ánimo que te han asaltado por estos años con todas las cosas que has debido pasar.
Ojala el columpio se eleve tan alto que veas muy chiquititos los sinsabores que quedan en tierra y puedas, como lo haces, seguir construyendo siempre,
Mi cariño enorme.

Erika Contreras dijo...

cuantas imágenes Lety. Tienes un espíritu transparente que puedes mirar la vida de distintos angulos.
Te dejo todo mi cariño.
eria

Celeste dijo...

Querida amiga:
algunas veces no podemos expresar con palabras lo que sentimos...tú sí lo consigues con claridad.
Mi alma, desde aquí, acoge a la tuya y la mece transmitiéndola paz y fuerza. Espero que cuando cierres los ajos y escuches a la tuya, sientas esto y sientas también que no estás sola compañera. De algún modo estamos conectados. Tú ahora vives esta realidad que te taladra, antes la vivimos otros y después la vivirán desgraciadamente otros más...confía en tu sabia alma y déjate conducir por ella.
Que te puedo decir que no sea banal en estas circunstancias?
Confía en tu alma y deja que te lleve...será más fácil el camino.

Un abrazo siempre. No te dejaremos sola, estaremos cerquita.

Diana L. Caffaratti dijo...

Cada entrega viene acompañada de tu tacto y nos estrechas en cálido abrazo.

ka! dijo...

Señora Na´Leticia:

...y es que a veces las ideas se ponen un tanto confusas..

Tengo fé en que La nueva Antequera podrá resurgir tras su sitio..

Señora..sabe que le tengo mucha fé y le profeso mucho cariño...vendrán días mejores.

Alejandro dijo...

Buenos dias, no pues nada quisiera destacar su espacio, en el se ve una gran transparencia, me gustaría invitarla a un blog, http://1984-otromundo.blogspot.com/
a veces nologro tanta transparencia, me gustaría leer sus comentarios

opphelia dijo...

amiga mia hermosa agua que canta, lloré en silencio desde acá por tu ciudad que yo amo por ser parte de mi méxico, lloré de rabia y de impotencia al leer día con día los periódicos, al pensar en ti allá... si no lo dije antes fue para no ponerlo también en palabras, pero ahora ya pasó y hay que sacar la casta como dicen en mi pueblo...

sigo leyendo y te acompaño para lo que e necesites ya sabes =)

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog