domingo, junio 03, 2007

XIX.- Sálvese quien pueda




Dije lastre, otra mala palabra en mi vida, la convoco y el corazón retumba, porque lo sé: Aunque mi voz se expanda, no llenará el vacío.

Y este no es un suceso reciente, lleva ya demasiados años conmigo. A mi madre no la puedo alcanzar. No puedo. Es por eso que mi mano calla.
Ni tú ni nadie imaginan lo difícil que será para mí escribir esto. Incrustada en un país Mariano, invadida por el resentimiento hacia mi madre, me siento como si fuera un tumor.

Amanece y la mañana me sorprende. Si hubiera escrito en las horas en vela no estaría como ahora, dando vueltas, sin retomar los pensamientos. Una alondra canta pegada a la ventana y me limpia su canto.

Escribo desde la muerte, porque eso y no otra cosa es, este vacío. Y aunque me digo muerta; Gracias al desarraigo me declaro también sobreviviente de la hecatombe familiar.
Sobrevivir ahora no me lastima. Es el hecho de que luché por mí en la niñez, sin volver la vista para ayudar a mis hermanos, o al menos ver si me necesitaban, lo que todavía hoy me duele.
Soy la mayor de cinco hermanos varones y debiera decirse, si generosa hubiera sido, que debí defenderlos, neutralizar nuestro entorno, pero no lo hice. Estaba demasiado ocupada defendiéndome.

Era una niña, es cierto, pero ese es el más terrible sálvese quien pueda que he cometido en mi vida.

21 comentarios:

fgiucich dijo...

Tu lucha ha sido por sobrevivir y el combate por la supervivencia deja, en el camino, heridas incurables. Y que ello no te duela, amiga mía, porque tú eres un ejemplo de vida. Abrazos.

blueberrie dijo...

Me dejas pensando, amiga... Siempre te internas en terrenos difíciles; será, quizás, que no te conformaste por la senda tan transitada que te indicaron y decidiste abrir la tuya. Porque Lety así lo quiso: eso es lo que importa; tú lo elegiste. El que no se equivoca es el que no camina.
Agradecida de tus visitas, tus huellas me honran. Besos.

Lilian dijo...

Mi querida Lety, debo decirte que no comprendí bien tus palabras, me dejaste pensando, a veces sé que en la vida "es un sálvese quien pueda", será la necesidad de supervivencia que tenemos los humanos??.. vaya uno a saber no?.
Pero con todo lo que importa es el camino que uno toma y por lo que te conozco a través del blog, puedo decir que con errores y aciertos forjaste tu camino, y lograste con eso que haya seres en tu entorno que de verdad te aman, y eso es la cosecha de lo que sembraste, sembraste amor y eso recojes, porque te puedo asegurar que sos una persona muy bien amada.
Cuídate mi amiga!! por estos lados también se te quiere!!
Dios te bendiga!!
Besos

pancha dijo...

Cuando leí el sálvese quién pueda, recordé esa canción de Silvio R. que dice: "soy feliz, soy un hombre feliz y quiero que me perdonen, en este día, los muertos de mi felicidad..." Claro que duele la sobrevivencia, pero es absolutamente necesaria en un momento de la vida en que solo pensar en ti es lo que te da la posibilidad de seguir respirando o comiendo en algunos casos... un besote Lety, te quiero, eso no lo olvides...

Erika Contreras dijo...

De pronto la vida te pone situaciones límites que hacen que te preocupes en sobrevivir. Creo que lo inmportantee darse cuenta.
un abrazo
erika

Enigma dijo...

... no la alcanza, cierto, pero ni falta hace, sin que se de cuenta en ocasiones ella la toma al vuelo.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Marce Mercado dijo...

Preciosa...
Creo que la niña que fuiste te espera para que la acunes y la consueles y la perdones y la comprendas y le digas que todo va a estar bien, que suelte las culpas y el miedo y la angustia y los dolores...

No podemos otorgar el perdón a nadie de corazón si antes no nos hemos reconciliado con lo que somos y con lo que hemos sido...


No olvides, querida a Zaqueo...
como él, súbete al árbol, refléjate en él y en cómo Él lo transformó
...

Besos desde lejos

y luz y amor

Marce

Maclovia dijo...

Nunca es tarde, para perdonar o para estar ahí.
Un abrazo.

princess olie dijo...

No te juzges. Perdónate.
Sólo eras una niña
aprendiendo a ser un poco más fuerte.

¿Qué se supone
que debieras haber hecho?

No seas tan severa contigo misma,
querida Lety.
Ámate, tienes demasiada belleza
para enturbiar tu alma
con vagos recuerdos sombríos.

Besos:

olie

Ana R dijo...

Tambien hay que ser valientes para sobrevivir, Lety , en esta vida . Y ella será la que nos otorgue la oportunidad de rectificar o enmendar los errores propios...

Hoy, de nuevo, me emocionaste.

Un abrazo

Michelle מישל dijo...

que doloroso amiga mia como te juzgas, sobre todo a esa niña que siempre te ilumina, no te dañes y dale un sentido profundo y nuevo a esta tu vida, no estés en al muerte, sal de ella, ese frío congela el latido susurrante del alma..anda a la vida que ella otorga la luz
Mil abrazos para ti
MIchelle

Conciencia Personal dijo...

La supervivencia será siempre más placentera acompañada y es mejor salvarnos acompañados que solos

Besos Lety.

Monique.

Miguel dijo...

Yo creo Lety que una de las cosas más importantes, además de saber perdonar es perdonarse. No podemos echarnos la culpa por distintas situaciones pasadas. Pienso que todo lo que sucede es por algún motivo, consecuencia, estímulo, experiencias diferentes y no tenemos que ser tan duros castigándonos por no haber hecho lo que ahora creemos que debíamos hacer.

Como no podemos rectificar el pasado (al menos todavía...) hay que dejarlo ir... aferrarse a él menoscabando con el mismo nuestros actos, no conduce sino al remordimiento cuyo único objetivo es ocasionar una improductiva herida. Y hay que pensar si lo que queremos ahora de haber hecho en ese pasado hubiese sido lo ideal... ¿Por qué?

Besos

Eugenia Cristina dijo...

Querida Lety:

Hiciste lo que pudiste. Es necesario que te perdones a ti misma, eres un tesoro de persona.

Un cariñoso abrazo.

Nika dijo...

si no te hubieras salvado no serías hoy este ángel que vive y reflexiona.

besos

Rodrigo dijo...

Usted sabe querida mía que me pierdo a veces, me alejo de las letras, más no de las lecturas...y usted querida mía, está en las lecturas irremediables...

hace un tiempo, en el abrigo y complicidad de un café, nos hemos recordado de ti...después de diré junto a quién...pues ahora me convoca decir que ese día sólo hablamos de la generosidad de tu alma, de tus luchas y de la reciprocidad que ha tenido contigo el universo...

Un señor de apellido Savater, dice que "no somos libres de elegir lo que nos pasa, pero si de responder a lo que nos pasa..." sin entrar a discutir la frase en su conjunto, me parece que nuestras vidas y sus elecciones hablan mucho de la libertad que corre en nuestras venas...en las tuyas, en las mías...

En consecuencia, pienso no hay posible que juzgue nuestras libertades, salvo nosotros mismos...y quién más que nosotros mismos para adelantarnos al amor que nos merecemos?...

evidentemente duelen las heridas en el recuerdo que, sin miramientos, nos invaden de cuando en vez...el punto es, pienso yo, encontrar en ellas la lección que deja la elección libre...sabernos más, siempre nos ayudará a ser más...

Querida mía, no se juzgue...
obsérvese en su entera humanidad y dese cuenta que hoy, a partir de su biografía...es capaz de salvar a muchas y muchos con sólo escribir una palabra...

un abrazo y mi cariño

ka! dijo...

Señora Na`Leticia:

Tu coraje, tu valentìa, te engalanan como la fuerte mujer oaxaqueña que eres...esas heridas, esas vivencias, te hacen quien eres hoy y quienes te queremos sabemos que te hacne la muejr valiosa que hoy admiramos..

te quiere, tu sobrino el mal portado.

J.S. Zolliker dijo...

Hace unos días leí en el periódico, que mataron a una familia "por ajustes de cuentas"; al parecer, narcotráfico. En el coche, iba una niña de 6 años. Entonces, ¿porqué no la culpas a ella de lo que sucedió, Espiritu Bello? Por algo muy simple: ¿Qué cuentas puede deber una niña? Ningunas. Y eso te incluye a tí, niña. Un abrazo!

opphelia dijo...

siento que no comprendo bien o tal vez no quiera entender verdad? es así como vivimos el presente negandonos el pasado qu enos dele recrdar o nos hacemos los que no entendemos, peo está bien porque sino fuera asi, no disfrutariamos nada, tenemos que dejar lo que ya fue y seguir adelante como tu la has hecho


yo te quiero no importa nada más


ya lo sabes


besitos desde el de efe

Laura dijo...

Lety.
alguna vez me dijeron una gran verdad. Para salvar a otros hay que primero salvarse a sí mismo, sino es como un bote que quiere recibir a todos los náufragos del transatlántico y en sus ansias de salvar se hunden todos.
No te aflijas. Seguro todo lo hiciste muy bien.
te quiero

fgiucich dijo...

Felicitaciones por la nueva casa. Renovarse es vivir. Abrazos.

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog