domingo, octubre 15, 2006

Esta es la carta de Opphelia y este es Javier hoy día



Lety:Día a día, pensaba en Nacho y en tí y en tu sobrino. Y casi casi que lo primero que hacia antes de checar mi mail era leerte, a veces había el tiempo para contestarte, a veces no. Pero me tenías atrapada con la historia de tu hermano tan bello -lo imagino-. No me sorprendía en nada la cantidad tan grande de lectores y lectoras que tenías pues la historia era real y estaba contada de una manera única y brillante. El regalo que le hiciste a tu sobrino es tan grande Lety que estoy segura que el te lo agradecerá siempre siempre. Así como nosotros te damos las gracias y te pedimos más palabras agua que fluyen y corren y atraviesan vidas de todos colores y se acercan al oído y susurran sabiduría. Palabras que dan consuelo y alivian. Palabras néctar sagrado que se untan en donde está esa herida que todos conocemos pero nadie nos atrevemos a curar, menos como tú. Palabras mujer que dejan asomar tu esencia. Palabras amor de hermana y madre y tía. Palabras que abrazan con tanto amor que todos los que las leemos sentimos que somos parte de ti, ya desde la primera línea. Palabras lluvia y mar y llanto desbocado que grita y quiere recordar y quiere que recuerden. Desde este domingo nublado en la ciudad de México te mando un abrazo enoorme y un gran beso de hija adoptiva =D.Alejandra Peart
****
Tu regalo es enorme Alejandra, pero Dios nos permite agradecer a la medida. Hoy estuve trabajando mucho en lo que serán las nuevas historias. Para ello revisé en mis archivos las imágenes que de ustedes he colectado, porque me movieron un día y se han transformado en parte de mi historia.
Entre esas imágenes encontré esta fotografía que Javier debe haberme bajado de su teléfono en uno de raros días en que se sienta frente a mi pantalla.
Se que les gustará conocerlo. Para todos un abrazo desde el corazón

5 comentarios:

Olie dijo...

Qué lindo conocer a Javier, Lety.

Es muy guapo.

Abrazos y besos,

Laura dijo...

Cierto que es lindo conocer a Javier. Tiene cara de nene sufrido pero a la vez conjugado con unas ganas grandes de ser feliz.
Es muy bonito.

Cariños

indianguman dijo...

Qué lindo es Javier, ha de parecerse al papá, porque igualito me lo imagino a Nacho.

Las palabras de Opphelia, un regalo merecido.

besitos

opphelia dijo...

lety, que lindo es! hahah ya ha de tener miles de fans! =D besitos

CadávEr Muerto dijo...

Acabo de descubrir su blog... y la secundo, nada mejor que representar al fenix y renacer.

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog