sábado, marzo 17, 2007

IX.- Me fascinan los días de campo
















Me fascinan los días de campo. Ver los niños chapotear o mojarse los pies en un arroyo; el olor de la carne asándose en las brasas; encontrar una piedra de suficiente altura y amplitud, para hacer de ella mi trono; mirar a las niñas hacer ramos, con flores diminutas y buscar “pegajosos”, esas plantitas que adheridas al ramo, te permiten hacer de ellos, prendedores.
Quería que mis hijos conocieran por fin, la finca El Faro, la que fue de los abuelos, y tiene el nombre preciso.

Es como una luz prendida a la oquedad de las montañas, con su avenida principal empedrada, sus casas de peones regadas por los montes cercanos, pesebre, escuela y cárcel, una cárcel tan pequeña, que está formada por una habitación con barrotes de madera, no de metal. Sólo servía para guardar ahí por unas horas, a algún mozo borrachín que escandalizara más de la cuenta.

Y sobre todo, me propuse escribir —ahora lo cumplo— y pintar mucho. Un cuadro de regalo para cada amigo. Esperaba tener tiempo suficiente para hacerlos todos.
Sucede que pesó sobre mí, una sentencia de muerte. Tan inmediata como puede serlo una Leucemia, respecto de la cual se tiene la certeza de su existencia y sólo se ignora la fase, o estadio en que se encuentra.
Durante días fui de un especialista y de un estudio al otro, sin escatimar ninguno, hematólogo, oncólogo, biopsias, tomografías de cuello, tórax y de abdomen; rayos x y exámenes de sangre. A cada nueva intervención, la certeza de la enfermedad me inundó, aunque cambió de nombre, dejándome como única alegría, el sentirme serena.

No hay mala cosa, y esto es lo bueno, en el sentirse, aunque enferma y sentenciada, serena.
****

19 comentarios:

pancha dijo...

Dale con todo Lety!!!! se me llenaron los ojos de lágrimas cuando lo leí, tuve que releerlo para entender... no importa que te digan mil y una cosa... es sabido que cuando se trabaja en positivo puedes darle una vuelta de tuerca al destino y tu tienes todas las herramientas para hacerlo... hazlo por los que te queremos tanto y solo te conocemos a través de estas lineas...

Eugenia Cristina dijo...

Querida Lety:
No sé si he entendido mal; yo creía que esto se refiere a los meses pasados, al diagnóstico que se contradijo. ¿Estoy entendiendo todo al revés?

Un cariñoso abrazo con el Amor del Señor.

fgiucich dijo...

Por favor, no nos asuste con estos relatos que encogen el corazón y nos hacen recordar aquellos momentos en que estuvimos todos pendientes de un hilo. Abrazos.

Lety dijo...

Ay Dios Panchita y Eugenia, por favor perdónenme, Fernando si entendió que sólo estoy incorporando a EntreCaracoles las experiencias de los últimos tiempos, porque en los últimos meses tuvimos la oportunidad de conversar cara a cara, acerca de esto y de muchas otras cosas.

Es más, el texto es casi el mismo que ustedes ya leyeron antes, con ligeras variantes, producto del quehacer literario, que acometí para que formen parte de esa colección de relatos o memorias que he venido compartiendo con ustedes.

Todo es real, menos los tiempos, lo que en cada texto les cuento es una parte de la verdad que gracias a Dios como ustedes saben tuvo un cambio milagroso.

Les dejo todo mi amor

pancha dijo...

Usted y sus juegos literarios... me pegue un tremendo suspiro de alivio cuando leí tu respuesta... Para jugar vamos a establecer una primera regla: cuando algo sea real nos lo contarás directamente sin artilugios literarios porque esos no los entiendo bien... pucha que me asusté Lety!!!!

Lety dijo...

Ay Panchita de verdad que pena, pero también me hiciste reir con ganas con este comentario.

Yo les dije ahora que puse el número I de estas modificaciones, y no se me ocurrió volver a decirlo aquí, pero prometo seguir las reglas y sobre todo prometo poner todo de mi parte para ser feliz y así se alejarán los fantasmas de esa enfermedad.

Te dejo para los cinco, mi Amandita en especial cinco enormes abrazos

Conciencia Personal dijo...

Querida Lety, que susto , al menos es un juego literario, lo cual significa que eres buena escritora, pero que gracias a Dios estás sana, que es lo principal.

Un besote fuerte y ya sin sustos, ehhhh!

Monique.

p.d. Yo si quiero que me regales un cuadro, puedo ir a buscarlo a Oaxaca.

Laura dijo...

Querida Lety:
que suerte que las incorporaciones últimas que estás haciendo a Entre caracoles sean del pasado. La enfermedad quedó atrás y con ella el hilo delgado del que colgaba la espada de damocles.
Pintá!!! Pintá mucho. El arte salva de todo.
Besos grandes

JOSE SANCHEZ ZOLLIKER dijo...

Deliciosa nueva adición. Dura, como la vida y las sorpresas que nos tiende, simple como la realidad, tierna como tú y como entre caracoles... Un abrazo!

princess olie dijo...

Con su permiso, amiga, agrego la siguiente post-data:

"...pero en la vida todo se va,
pues Dios tiene el poder
de revocar cualquier sentencia,
de deshacer las condenas
y dejar un sol tibio
entre las manos
después de la tormenta"

Estremecedores recuerdos, ¿no?

Besitos para ti:

olie

Miguel dijo...

No sólo serena Lety, jamás te sientas enferma o sentenciada. Hay que ver todo lo que se puede hacer con la mente y con una sensación (aunque difícil) de satisfacción ante la vida.
La medicina avanza, pero hay que ayudarla con la actitud, que siempre tiene que ser de triunfo... sereno.

Lilian dijo...

Ya me parecía porque cuando leía.. me dije, pero esto es Entrecaracoles.. pero que así no era, y comencé a pensar que si me estaba fallando la memoria jajaja.

quiero un día de campo también, y estar en ese lugar del paisaje.

Besos, te quiero
yo tu amiga :)

Pao dijo...

Usted es una tremenda MUJER !!!
COn todas sus letras, una mujer bella, transparente, lucida, amable y mada,libre y tremendamente fuerte.
No me cabe duda
que vencerá todoas aquellas tormentas, que de pronto invaden la vida, pero que enseñan, que igual dejan algo y que siempre pasan.
Un abrazo desde Chile

Umma1 dijo...

Ufff...
No te conozco, pero se me hizo un nudo en el pecho.
Sé que con lucha, las enfermedades más temibles se superan, pero, aún así, hay un deseo de paz para los semejantes.

El texto impactante, ya vez, conmocionó, angustió, motorizó recursos... y, la ilustración es tan bella, que desearía ser unas manchitas de color y jugar en ese paisaje, muchas y diferentes danzas de felicidad.

Mis saludos, me alegra, sinceramente, que haya sido un producto literario.

Erika Contreras dijo...

Si Lety, hay que mantenerse serena. Al parecer todos estos males se alimentan de nuestros miedos y como dice un amigo de lo peor de cada uno.
Te dejo un abrazo
erika

ka! dijo...

Señora Na´Leticia..

Vengo como siempre a tu casa y me encuentro con tus palabras y me siento bien..

Respiro agusto...tengo casa nueva..quiero enseñarte pronto las fotos...

abrazo.

blueberrie dijo...

¿Lo pintaste tú, Lety?
Cuanto se disfruta un paseo así; me quedé colgada del dibujo.
Besos!

ARACELI G.P. dijo...

Me siento terriblemente mal Lety porque no he estado aquí disfrutandote a través de tus escritos, porque no tengo justificación alguna de haberme perdido de tus letras, que siempre han alimentado mi alma, y sin embargo sé que eres tan inmensamente buena y generosa que me comprendes, sin siquiera pedirtelo, y de cualquier manera sé que no lo merezco.
Yo sólo entiendo y sé que para mi bien, debí haber estado más tiempo aquí CONTIGO.
Pero he vuelto, como se vuelve a donde se es.
Un abrazo muy Lety, vine a leerte toda. Y como siempre cada escrito me conmueve toda, así como la felicidad de saber que este escrito tan sentido, se ve superado por el milagro de tu salud.
Me voy con eso Lety, con mi corazón conmovido y feliz.

Nina de Papuza dijo...

Digo lo mismo, qué bien, que hay aquí un juego litarario, que llegó el milagro, y sales bien parada de la enfermedad. Qué ahora puedo escapar con ganas de la impotente rabia que sentí hace un instante al leer el post, porque no quería asumir que alguien tan pleno se alejara ahora de su tanta expasión creativa, pero también recordé que no hay muerte sólo cambio, vuelta al no sueño, en fin, recuperé la calma y al fin, al leer tu comentario, la alegría, valiente.
Es tan bonito tu estilo narrativo, tu arte entero. Tu.

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog