sábado, marzo 31, 2007

XI.- Mis cinco nuevos amigos
















Te dije que hice cinco nuevos amigos. Las dos primeras son Malena y Gloria. Dos enfermeras del Instituto Mexicano del Seguro Social. Ellas me dieron hoy, la primera quimioterapia.

Te había dicho que el del cáncer fue un diagnóstico errado. Pues sucede que aún cuando el diagnóstico de Leucemia fue equivocado, desató la necesidad de hacer estudios de fondo y en las tomografías y la biopsia que ya esperaba con tranquilidad, se detectó que sufro de Linfoma NO hodking difuso. Un nombre muy elegante para un tipo de cáncer que se propaga con rapidez, y al que gracias al error de laboratorio, pescamos en su estadio II. Ya ves, incluso una equivocación tiene su razón de ser.

Los otros tres amigos son Ezequiel, un niño de mi edad, tiene ocho años, y yo acuérdate que nací a los cincuenta. Está en su novena quimio, así que hice plática con él y logré que se riera cuando lo nombré mi maestro. El me explicó los sabores y sinsabores del asunto. Las dos horas que duró mi procedimiento —el suyo es de cuatro— vimos juntos las caricaturas, porque debo contarte algo agradable. En esta sala no encaman a los pacientes. Gozamos de un reposet cada uno y de una televisión a la que nos permiten cambiarle a placer los canales. Además ahí los niños mandan, así que nos va muy bien.

Don Noe que es otro experto en la materia, también lleva nueve quimios. Conversar con él fue grato, no sólo por sus consejos, también disfruté la ternura de ver cómo su hijo, el que le acompaña, se coloca a su lado y le acaricia de vez en vez con la mano, la brillante pelonera.

David un joven de veintidós años que recibió su terapia en la única cama de la sala, todavía no sabe que es mi amigo. Estuvo encamado bastante lejos de mi lugar y se durmió la mayor parte del tiempo, pero tenemos más tiempo que vida para hacer migas, así que el día llegará.

Ahora debo decirte que si tuve un momento triste esta mañana. David y Ezequiel pasaron por dos vómitos. Pienso que su familia no pudo comprar la única medicina que el Instituto no proporciona. Es muy cara y no la dan porque no es curativa, dicen que es tan sólo paliativa. Sirve para minimizar las molestias de la quimio.

Lloré porque no puedo ayudarlos. Estoy asistiendo al Instituto de seguridad social, porque con el conflicto en la ciudad mi liquidez se fue a pique, y no puedo permitirme un tratamiento privado. Asisto aquí sin amargura. Ya me siento feliz de tener derecho al tratamiento, de que familia y amigos me acompañen y tenga al menos para pagar la ampolleta.
A mi las más de dos horas de la quimio, se me fueron esperando sentir alguna molestia que nunca llegó y como eso hay que celebrarlo regresé a la casa eufórica. Tal vez no sea efecto de la ampolleta, quizá los efectos son acumulativos y allá por la novena empiece a sufrirlos, pero la tranquilidad de que gocé hoy, aunque me apene por mis amigos, no me la quita nadie. Callarlo sería hipócrita.

Otra vez ese sálvese quien pueda que con los días lastima tanto.

Con estos textos inicié una memoria de esas vivencias del cáncer . Quise compartir contigo el día con día. Esa intención se quedó en nada, porque después sucedió que esta, la que te narro, fue la única quimio. Se suspendió el tratamiento, justo antes de la segunda, porque también el diagnóstico de Linfoma resultó equivocado. Eso si, me quedé pelona.
Dos veces condenada y dos veces exonerada de la sentencia de muerte. Extraña situación, tanto como los tiempos que vivo.

Quise decirte desde ahora que estoy sana, porque mi intención es compartir contigo estas extrañas vivencias, jamás el preocuparte o mantenerte en vilo. Yo me se sana, pero el Hematólogo en aquél momento, debe haber pensado que estoy loca.

35 comentarios:

fgiucich dijo...

Hoy, esta historia que tiene ribetes de una profunda ternura, en aquel momento nos tuvo a todos , pendientes de un hilo, ya que tù sabes , amiga del alma, cuanto te queremos y cuanto hemos sufrido hasta que nos enteramos de la afortunada equivocaciòn. En este momento, una persona que hace muchos años fue importante en mi vida, está pasando por lo mismo pero, lamentablemente, con un diagnòstico cierto y confirmado. Así es la vida y hay que tomarla como viene y disfrutarla mientras podamos sostenernos. Abrazos.

alma dijo...

...y dices bien, porque a veces la forma en que te transmiten el proceso que te toca vivir cae justo como una sentencia.
Gracias por estar ahí y compartir.
Gracias por tu sonrisa y por tu valentía.
Un abrazo, amiga.

Isabel Romana dijo...

¿Quieres decir que no estás enferma de cáncer? Tremendo. Me pareció muy bello lo que contaste de tus compañeros de quimio y también un poco triste, eso de que por no poder pagar una medicina tengan un sufrimiento más. En fin,querida amiga, si estás sana me alegro mucho. Entre mis enlaces hay uno a Lady Read Morgan y otro a Pasquín del reino del Revés, cuyas autoras están pasando o han pasado recientemente por la experiencia del cancer. Besos y hasta pronto.

Lety dijo...

Ay Fernando, amigo mío, gracias por caminar al lado mío. Los meses se van sumando y ya contamos años, así que hemos compartido mucho y doy gracias a Dios y a la amistad por ello. Que terrible es saber de un diagnóstico semejante en alguna persona querida, aunque la vida y sus circunstancias nos alejaran de ella.

-------------------

Querida Alma, lo mismo digo de tí, mi gratitud por tu compañia, ojalá que estos textos, sigan siendo lazo entre nosotras.

Yo seguiré bebiendo de tus aguas, que me guian a nuevos cauces en cada visita.

-------------

Isabel, mi nueva amiga, había abandonado la costumbre de responder en casa, pero la retomé precisamente por tí. Estoy bajo observación durante dos años, porque las radiaciones de los estudios y también la propia quimio, pueden desatar en mí lo que no había. Esto sucedió en agosto del pasado año,

Me voy a tu casa, para visitar esos links que me dices, pero antes te dejo aqui mi gratitud por tu grata presencia en mi vida.

Celeste dijo...

Querida amiga, te dejo un abrazo grande.
Que la "vida" te llene y te reponga.
Contamos contigo compañera!

Umma1 dijo...

Se aprende de los buenos y de los malos tragos, ¿no?

Hay mucha ternura y paz en tu relato y, la sabiduría de que mientras se respira hay que aprovechar lo que la vida tiene de bueno, entre todas, de la gente.

Me gusta mucho tu blog y me siento cerca tuyo

Ana

Miguel dijo...

Jo, esos errores lety; ese quedar sumido en un destino ya casi calculado y con nombre y despertar dos veces de la pesadilla. Cuánto se aprende en tan poco, cuánto se descubre... ¿Verdad?

blueberrie dijo...

En esos nuevos vínculos puedes encontrar un tesoro, y ellos verán lo mismo en tí, no lo dudo.
Un besote, linda Lety!

Nina de Papuza dijo...

¿Qué cosas te querrá contar el Aguila con sus picotazos?
¿Qué movimientos sísmicos superiores te llevan y traen para asombrarte aún más de cada momentito de vida?
¿Qué lecciones más bellas e inesperadas encerrabas y encierras todavía para nosotros, tus lectores anonadados y admirados de tu tranquila sabiduría y paciencia y amistad?
GRACIAS por acercarte tanto que siento tu tibieza.

Michelle מישל dijo...

querida Lety he quedado con el alma en un hilo por este nuevo diagnostico, que al final resultó ser falso, uf¡¡¡¡ ya respiro mejor..y no porque dude de ti, sino con la facilidad extraña con la cual los diagnosticos vienen y van ..y tu sumergida en ese movimiento.Amiga te mando fuerza de cinco con el abrazo que siempre nos dejas.

Lety dijo...

Querida Celeste, la vida lo hace, tu lo sabes, nos da nuevas oportunidades, sólo es necesario disponerse a afrontar los nuevos días y en esas estoy, aunque aún no retomo el ritmo

---------

Querida Umma, quisiera merecer la imagen que te forjas, pero no creas, no supe vivir los días difíciles en mi ciudad y fue por eso que somaticé ese cáncer. Fue algo así como una llamada de alerta, que me hizo consciente de que estaba permitiendo que sucesos externos me sacaran de mi eje

Ahora retomo el camino, gracias por tu generosa compañia

-----------

Así es Miguel, esta vez, necesité un buen empujón para reaccionar y debo confesarte que sigo aprendiendo, porque todavía no logro desterrar totalmente el enojo, porque el control de mis días escapó de mis manos.

Me siento feliz de tenerte en casa amigo mío

-----------

En verdad que esa experiencia me dijo mucho y me hizo recordar otro "sálvese quien pueda" que ha sido determinante en mi vida.

Sigo con las confesiones querida BlueBerrie

--------------

Lety dijo...

Ay Nina no merezco tus palabras, mira que a veces como en esta ocasión son los pasos hacia atrás los que motivaron los picotazos.

Ahora parece ser que la tormenta sobre la salud ha amainado, aunque sigue la tempestad sobre la sobrevivencia económica del proyecto de vida de mi familia, pero voy venciendo la ira, un poquito cada día, aunque algunos días no sea capaz de dar paso,

Tu compañía, la de todos ustedes, me fortalece tanto como no lo imaginas

---------------

Querida Michelle, Aunque escribo en presente tu sabes que han pasado seis meses de esa quimioterapia y de ambos diagnósticos, sin embargo era necesario que lo dijeran mis manos, ya les dije desde el primer fragmento de lo que ahora escribo que estoy plasmando lo que antes no me atreví a decir desde mis mujeres.

Recibo tu abrazo de cinco y lo devuelvo con mucho, muchísimo cariño

--------------

pancha dijo...

Es tan lindo leer las historias que te regaló tu pequeño paso por la enfermedad! y sobre toda, aprender de ella viviéndola a fondo y ahora relatar esto con la tranquilidad de la mejora... un abrazo grande, te quiero Lety

Peggy Bonilla dijo...

ay mi Lety

Que valerosa forma de vivir la tuya.Yo sabia que tenia mucho que aprender de tu persona, por eso mi acercamiento a este blog, que es como estar proxima a ti

Besos y abrazos

Laura dijo...

Querida Lety:
algo habías adelantado en su momento sobre estos amigos. Pero ahora descubro entretelones muy dulces en ella.
Leerte es como un dejavú, pero con ojos nuevos.
Siempre un placer y un gusto encontrarme contigo
Abrazos

Nika dijo...

mi niña (porque para mí eres una niña) ¿será que tú eres un milagro viviente? ¡qué pregunta! ¡por supuesto que lo eres! y es que los ángeles no pueden sino llenarte de gracia.

esos errores médicos me hacen muy feliz, mi Lety, y estoy acá, celebrando contigo la exoneración de tu condena, aunque no me veas.

que Dios bendiga a toda la gente que conociste en la quimio ese día, que el cielo les de fuerza y tenura de alma.

te abrazo fuerte.

Pedro (Glup). dijo...

No tengo consejos (pobre de mi. Consuelo sí, todo el que tengo es para ti.
Y mi abrazo sincero.

Dra. Kleine dijo...

Comencé a leerte y lloré... y me llene de ternura, y luego reí aún con lágrimas...
Me llegaste condenada.

Lety, lety...
please!

Mandame correo plis!
dra.kleine@gmail.com

Erika Contreras dijo...

Lety
Gracias por presentarnos a tus amigos. Me alegro que no tengas esas enfemdades.
saludos
erika

gonzalo dijo...

quedé lleno de tu alma, de tu paz.

Joss dijo...

Todo lo que tenemos en este mundo son ganancias y aún del dolor podemos contarlas, como esos cinco amigos, especialmente en la risa que le sacaste a Ezequiel.

DTB

Lilian dijo...

¿Sabes Lety? admiro tu fortaleza, contaste de tus nuevos amigos y yo hasta podía imaginarlos.
Espero que estas idas y venidas en los diagnósticos, tan solo luego digan que todo está y estará bien. Eso espero.
Por estos lados (cono sur)se te quiere un montón!!
cuídate
besos

Raquel Olvera dijo...

¿Se está repitiendo el blog o hasta aquí se quedó? Ya me hice bolas. ;)

princess olie dijo...

Te quiero tanto, Lety. Tú me contabas que Oaxaca era mágico y eso se nota en ti.
Gracias a Dios, lo malo siempre queda atrás.

Abrazos y besitos para ti,

olie

Palabraserrantes dijo...

Lety.............esto ya lo leí hasta las lágrimas recuerdo.....¿qué sucede?
Vuelvo al final a releer........
Me estoy mareando!

manuel dijo...

Lety...
Una actitud positiva es la mitad de la vida, eso quiere decir que aun tenemos mucho, muchisimo tiempo para disfrutarte

Besos y a descansar

tyare dijo...

hola Lety!!! Tengo mi blog abandonado, pero me hice un tiempito para visitarte y oooh, sorpresa! Como se equivoca la medicina por allâ no?. Sera que se equivocan ?¿ o serâ que tu fê y optimismo se unen para vencer cualquier obtaculo en tu vida inclusive algo tan poderoso y destructivo como el cancer??? Cuidate mucho Lety! y saludos a tus nuevos amigos! Un Beso!!

Umma1 dijo...

Buena semana, Lety (F)

Eugenia Cristina dijo...

Querida Lety:
Hacía tiempo que no podía comentar. Esto se lee ahora con la tranquilidad que no era cierto, ¡gracias a Dios! Aunque sigue siendo verdad que los más pobres tengan que sufrir más. Ruego a Dios que esto cambie.
Ya no sé si repito mucho, al decirte que si tú naciste a los 50, yo nací a los 41, en mi primer retiro, el cual era para apoderados de un colegio y que felizmente fue en la espiritualidad de la Renovación Carismática Católica. Ahí pude llorar por primera vez, en el hombro de otra apoderada que estaba de monitora del retiro,lo que hasta entonces y desde que ocurrió, poco después de mis cuatro años y medio, permaneció como el hecho central de mi vida: cuando mi mamá y su amiga mala me escondieron de mi papá, en casa de una familia amiga, en un segundo piso, con las persianas cerradas, sin dejarme bajar al primer piso. Al poder llorarlo y con toda la espiritualidad del retiro mismo, los recuerdos entre mis dos y mis cinco años, dejaron de estar más vivos que el presente respectivo y pasaron a ser recuerdos propiamente tales. En cierto modo, sólo entonces seguí creciendo, dejando de estar enganchada en esa época de mi vida.

Nos tocas a todos, cada cual a su modo.

Un cariñoso abrazo.

Juan Sencillo Sencillo dijo...

Querida Lety:
no tengo palabras, a veces esto ocurre, ¡paradoja de poeta!
sólo puedo decirte que estoy aquí. Estoy aquí y tú lo sabes. Un abrazo, Silvia.

gonzalo dijo...

he dejado un abrazo para ti junto a la ventana.

Alejandro dijo...

Que fuerza, q voluntad, por eso la enfermedad te rodea, pero con esa esencia tan limpia y ese corazón tan fuerte, te aseguro, nada podra vencerte.

Pao dijo...

Que extraña puede volverse la vida !!!
Finalmente pasar por una quimio, cuando no la necesitabas. Es una experiencia terrible y así como duele , asumir y estar ahí, debe ser grato, poder salir invicta y darse cuenta de que solo era un mal diagnostico.

Me ha conmovido tu demasiado lo que ha escrito hoy, y esa foto me impacto. Fue ver pasar en segundos, a mi madre, su qimioteapia y su cancer que me la robó hace ya varios años.

Un Abrazo y que bueno que estes muy bien.

Marcylor dijo...

Oh mi Dios.
Cuantas cosas juntas!
¿Qué pasa hoy día?
Te dejé algo escrito en mi blog.

Anna dijo...

Querida Lety:

había hecho un voto por tu salud: no regresar, no saber más, que fueran esas vocecitas que nos hablan al oído las que me trajeran acá alguna otra vez, con la fe de que ALGO hubiese cambiado para bien. Porque yo tuve un tumor maligno en la cabeza, detrás de mi ojo izquierdo y pasé por las terapias y quedé media ciega, y también un doctor que quién sabe en qué estaba pensando, me dijo que lo más probable era que tuviera cáncer linfático y pasé dos años de perro de los cuales aún no me recupero ni física ni psicológicamente, y sé que cuando estás condenado la exoneración cae del cielo y la vida toma un sabor más intenso y agradable, se valora más... Hoy vine acá a recibir una buena noticia y me voy con una sonrisa de oreja a oreja, con la fe reforzada y liviana de abrazos, porque todos te lo dejo en esta pequeña ventana, como sembrada de flores. ¡Que las flores nos las den en vida!

Feliz por ti;
Anna

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog