sábado, marzo 24, 2007

X.- No hay mala cosa en esto de sentirse aunque enferma serena


















Como te dije, no hay mala cosa en esto de sentirse, aunque enferma o aún sacudida, serena. Es de esa actitud y no de otra, de donde brotan mis palabras agua:

Una gota temblona/ emerge/ se aferra a la pestaña/. Es la más dolorosa/. No fluye/. La parimos/ o la tragamos.

Lo escribí y lo dejé por ahí, como un apunte, Oscar mi hijo, lo encontró y me dejó este recado: —Madre, este poema no te lo conocía—.

Aún me sucede, no se cuando es ayer, cuando mañana, ni siquiera cuándo logro un poema. Viene Oscar me abre los ojos y dos gotas temblonas, estas de gratitud, se aferran a mis pestañas.

Me propuse escribir un testimonio de la lucha íntima, no por vivir un día más, que de eso no cabe en mí añadir uno sólo a mi cuenta. Se trata de vencer en buena lid la cobardía y el desánimo cuando me asalten. Que desde ahora se que lo harán, ni duda cabe.

¿Y ahora cómo te cuento esto? Pues con palabras sencillas, tal como sucedió.

Hoy hice cinco amigos nuevos.
****
Con esta bellísima pintura que subo hoy de la Dama de la Tristeza, te darás cuenta que las imágenes con las que ilustro estos textos, no son mías. Las he encontrado en Internet y algunas veces, la misma imagen ha dado lugar al texto.
No porque la experiencia sea producto de la imaginación, más bien porque la imagen de alguna manera toca mis sentimientos y la necedidad que tengo de expresarlos a través de la palabra.
Te dejo mi abrazo

27 comentarios:

Michelle מישל dijo...

los hijos nos descubren y nos abren los ojos y a veces, asi como Oscar, nos ayudana que esas lagrimas rebeldes que se enrredan en las pestañas caigan para dejar que la sal del dolor se vuelva agua del mar....UN GRAN ABRAZO QUERIDA LETY.la de siempre
Michelle

ALEX dijo...

Abrazos sinceros, querida Lety. Que sería de nosotros sin la palabra, sin el aliento anterior que da vida a la palabra.
Gracias por las tuyas, tan hermosas y profundas.
Alex

noemi dijo...

Luego resulta que los hijos nos intuyen como nadie, nos descubren, se vuelven espejos impensablemente límpidos...


Un besito

Laura dijo...

Me quedo con el descubrimiento de Oscar. Quizás él no hizo más que poner, en el lugar que correspondía, las cosas. Para tí ese poema debía permanecer en las sombras una vez que vio la luz. Pero Oscar vio mas, y encontró en él tanta luz que no admitió que estuviese escondido en la oscuridad.
Belleza y profundidad siempre van de la mano contigo, queridísima amgia.
Abrazos

Conciencia Personal dijo...

Sí sabe que amo tu letras y tu sensiblidad oaxaqueña, en mi conciencia eres muy querida.

Monique.

fgiucich dijo...

Versos que, escritos al pasar, son descubiertos para mostrarnos la serenidad de tus palabras en dos lágrimas furtivas. Bello es poco, bellísimo. Abrazos.

Erika Contreras dijo...

Lety:
Me siento identificada con esa actitud de la que hablas y que motivó ese hermoso poema.
No siempre es fácil mantenerse serena.
erika

Isabel Romana dijo...

Me he quedado sin palabras ante la belleza y la sinceridad del texto. Los hijos saben leer en nuestro interior, y su íntima lectura nos alcanza y nos conmueve como una herida. Saludos cordiales.

ARACELI G.P. dijo...

ay Lety, tú tan bella y tan certera como siempre.
Tu poema de la lágrima es bellísimo, que a pesar de las pocas palabras, es tan profundo y su belleza está en la verdadq eu refleja.
Lety me voy, me voy de aquí con un nuevo poema escrito en el corazón.
Una gota temblona
se desliza solitaria
se aferra a la pestaña.
Es la más dolorosa
No fluye.
La parimos o la tragamos.


PD. Prometo volver más seguido, ya mi obligaciones laborales, me están soltando poco a poco, porque es así él me controla a mi, yo no a él.

pancha dijo...

Que maravilla inspirarse y escribir versos solo desde un cuadro... sabes que no tengo esa veta artística del poeta pero lo vivo a través de ti...

Miguel dijo...

También hay gotas de agua concentradas en una sonrisa, ella no es serenidad es lucha... Joer lety, no sé qué pasa, pero no te des por vencida. Alguien me habló una vez de un viejito, muuuuy viejito que nunca había enfermado. Cuando murió quisieron averiguar cómo era posible que hubiese vivido tanto y con semejante salud. Su organismo no era un prodigio. Pero una hija les aclaró que siempre que se levantaba exclamaba: “¡Qué bien me siento hoy!”

Lamento ser reiterativo, pero lo fundamental es no pensar ni decir nunca: “soy un enfermo... estoy enfermo...”

Muchos besitos... y no te pares ahí.

Diana L. Caffaratti dijo...

Los hijos nos devuelven las intangibles mariposas que hemos dejado por allí.
Y luego, le damos otra vez vuelo, revalorando sus iridisencias, su frágil delicadeza, su aletear en versos.
Un abrazo, amiga.

princess olie dijo...

Gracias por la hermosa pintura.

Aunque el artista pinte tristeza,
es capaz de maravillar
con su creación
y entonces,
ésta se muda en alegría.

Te quiero mucho, Lety...

olie
(la leona)

blueberrie dijo...

No reprimas esa gota temblona, por favor; es en instancias como esas cuando conocemos más acerca del valor de la amistad. Te dejo un cariñoso abrazo, mi amiga.

opphelia dijo...

el buen oscar como siempre tan sabio, y tu regalandonos tanto con cada palabra...


te quiero lety
te abrazo

Anna (Los Alados) dijo...

Los hijos son en cierta forma nuestro espejo; en ellos vemos nuestros errores y aciertos, nuestro amor hecho carne, la prolongación de nuestros sueños... Tu experiencia me caló profundamente, mujer, y sentí esas dos gotas temblonas como propias. Te dejo el más grande de los abrazos que he dado jamás. En él te abrazo y abrazo a la Yo que vive cosas semejantes.
Anna

Nika dijo...

parir una lágrima ¡ay, mi Lety! qué bella imagen, y es que las tienes grabadas a pulso en el alma y después las "pares" para hacer aletear nuestro ombligo, porque a ti, mi bella, hay que leerte desde el ombligo.

te abrazo tan fuerte que me siento serena a tu lado.

eres especial.

te quiero

gonzalo dijo...

un hijo con un poema tuyo en la mano.

un pooema arriba de otro poema.

Celeste dijo...

Querida amiga, vuelvo a tener algo de tiempo para visitas.
Me hacia falta pasar por aquí...te dejo un abrazo grande, vuelvo prontito con más tiempo!

Raquel Olvera dijo...

"
Hoy hice cinco amigos nuevos" dices. Y una vieja, Que se quedó esperando

Umma1 dijo...

La vida es inestable, caprichosa. Y aunque aparentemente no queremos aceptar que estamos siempre sobre mares inseguros, cuando se desata la tormenta, la calma aparece.
Y cuando hay calma, cuando por fin podemos detener los motores y dejarnos conducir por la brisa, a un puerto quizás desconocido, valoramos, aquello que realmente es significativo.
El milagro de los hijos, el ritmo manso en el que se ganan amigos; la fiesta que esos vínculos nos regalan.
Y así también todo lo que aún podemos regalar nosotros.

Un abrazo

ka! dijo...

Señora Na´Leticia:

Como siempre, leo tus palabras con ese sentimiento que siemrpe me llega hasta esta parte del pais..

Hoy dejé un trozo de nuestra tierra allá en mi changarro...me gustaría que estuvieses allí..
tu sobrino desobediente: ka!

EsLoQ`HaY dijo...

me gusto al pag. volvere!!

Saludos... Slqhay.

Pao dijo...

Que bello es luchar acopañada, de hijos, de amigos, de arte, de vida.

Rodrigo dijo...

No hay mala cosa Lety querida...y baste decir que, aun sin enfermedad, alcanzar la serenidad ya es un desafío importante...

mmm...y sobre esto: "Se trata de vencer en buena lid la cobardía y el desánimo cuando me asalten. Que desde ahora se que lo harán, ni duda cabe"...

Permítame decirle que la parejita esa nos ronda siempre, con más o menos presencia, pero ahi va...pienso que usted ya sabe como lidiar con ellos, eso porque siempre sostengo que, mientras más nos conocemos, más capaces somos de hacer frente a lo que nos perturba...y usted querida mía, usted que es capaz de describirnos a esas dos gotas temblonas,nos demuestra, nuevamente, que conoce por su nombre a las células que la recorren...

beso y abrazo Lety...y si quiere dar un paseo, véngase un rato al barrio que hoy estoy en la feria libre...

Ana R dijo...

Los poemas no tienen fecha, ni tiempo.Son instantes perennes.Como tú y toda tu ternura.

Un beso

Nina de Papuza dijo...

Tu prosa es sumamente poética, además de tus poemas.
Y creo que lo es tu manera de encarar la vida, indagación, sentimiento, sincera búsqueda.
Y por eso dejas salir lo oculto con esas imágenes que te disparan lo que pugna por decirse, y de lo que nosotros disfrutas.
Por otro lado, coincido con Miguel en lo que te dice-te anima, no sé si tienes alguna dolencia o no, ya me confundo en esto -algo parece dolerte mucho no sé si en el cuerpo o el alma-, pero de todos modos, como eres fuerte sobre cualquier dolor, nunca dejes de sentirte pura vida.

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog