lunes, febrero 13, 2006

Olie desde Antofagasta Chile

"Entre Caracoles"

Inicio mi carta, querida Lety, con un aplauso por el título con el que has bautizado tu primer hijo literario "en grande". Y es que los caracoles son, para mí, tal vez para muchos, una reminiscencia al interior, al claroscuro, a la capacidad de estar sin estar, bastando para ello el simple hecho de partir con su casa a cualquier parte y desaparecer entre los arbustos, bajo las hojas, dejando sólo su hilo de plata como signo de su paso.

Hermoso relato, amiga. Tus palabras justas, la descripción íntima de las mujeres, descubrir que hay un poco de mí en ellas. En otras palabras, has tenido la inteligencia de describir caracteres universales y con mucho estilo.

Me ha gustado tu novela, Lety. He aprendido a conocerte mejor a través de tus mujeres. También me ha visitado fuertemente la imagen de la colección de caracolas de Pablo Neruda, ignoro por qué he asociado tus caracoles con esas caracolas, tal vez porque estas últimas guardan en su interior el misterioso sonido del mar y tus mujeres, a su vez, guardan el insondable misterio que es, siempre y para siempre, el corazón de una mujer.

Te aliento a seguir desde mi pequeñez. También lo harán quienes han crecido y son grandes en el arte de escribir. No es fácil depositar en un texto las ideas que el corazón precipita. Pero tú lo lograste y ha sido una experiencia bella.

Creo que me demoré más de la cuenta porque quise disfrutar cada línea, cada sorpresa, cada reflexión.

Me has regalado hermosas noches de lectura... ¡espero más!

Un abrazo desde el alma:

Olie

***
He sido mujer-caracol, dejé salir el silencio y les recibí en la intimidad de mis mujeres, con todos sus desaciertos, sin ocultar ninguno. Quería provocar que cada uno buceara en su otredad y así llegamos a conocernos amigos. Por eso les pedí una carta, porque deseaba saber si lo había logrado.
Tu carta Olie tiene un lugar en mi corazón y todas las que he recibido me mueven en lo profundo. Dejaría de ser humana si así no fuera, jejeje, pero por favor díganme también las fallas, regálenme otro jaloncito a la realidad como el de Gabi, para que yo pueda hacer este texto, digno del tiempo que ustedes han dedicado a su lectura.
No quiero perderles, así que cerraremos este círculo en breve, pero aún hay cartas que me interesa mucho conozcan quienes tenga la paciencia para ello, mientras tanto los invito a quienes no la conocen, a visitar su otra casa Quiero decir... y algún día, estoy trabajando en eso, podré regalarles también mi voz, no saben cuánto lo deseo.

8 comentarios:

Hannah dijo...

¿Perdernos, querida Lety? ¿Cómo podrías perdernos? No sé a los demás, pero a mí, tendrías que echarme para perderme y ni aún así. Siempre estarás en mi corazón.

Un besito

Hannah

Dra. Kleine dijo...

Oh Nena...
tantas cartas que me perdí.
Heme aquí, aunque el trabajo me estrangule, me das el tiempo de reposo entre excell y números.

gracias por tus escritos!

Lety dijo...

Ay Hannah, Mi corazón está en carne viva desde que leí tu carta. Te escribí de inmediato ¿ya la recibiste? Me inclino y recibo tu gracia con amor.

------------

Mi doctora querida:
No se preocupe que aquí le guardarmos toda la correspondencia. Acuérdese que mientras la compartimos nos tomamos un café. Por cierto, voy a méxico el fin de semana del puente ¿la encontraré?

opphelia dijo...

lety, no sé por qué pero eres la mujer quem egustaría llegar a ser con el tiempo, porque además de tu forma de ser mujer, están tus escritos, yo sólo soy triste al escribir, leeré todo de ti, pero dime: dónde consigo tus libros?

(ja! mejor te escribo un carta ya me alargue mucho)

besos llenos de admiración

JOSE SANCHEZ ZOLLIKER dijo...

Tía Espiritu Bello:
Nada más pasé a dejarte un abrazo y mis mejores deseos para este día; momento perfecto para reiterarte mi agradecida amistad... y me voy, porque esto de navegar por PDA es un infierno. Un Abrazo!

Laura dijo...

Lety:
a veces no tengo palabras para expresarte lo que me producen tus cartas. Ciertamente completan tu obra. Cada una vio algo que tal vez quedó oculto para la otra.
Bella idea incorporarlas a tu obra.
Cariños

Lety dijo...

Querida Opphelia:
Gracias por tus palabras, pero no creas que todo es bueno en mí, es mucho lo que debía hacer y no hice. Ahora las energías ya no me alcanzan para ponerme al día.
Pero no todo es malo, tampoco, así que toma de mi sólo aquello que conviene. Escríbeme, me dará mucho gusto y te enviaré en un archivo mis poemas, será un gusto hacerlo. Mi correo está aquí mismo y pon el tuyo para poder contestarte.
Te abrazo con afecto

------------

Querido José:
Mil y mil gracias por pasar en este día. Yo no tuve la misma atención, perdóname por ello. Ya fui por tu casa a decírtelo.
Mi abrazo cariñoso para ti y tu familia

Lety dijo...

Queridísima Laura:

Lo que me dices es grato, a veces temo que resulten cansadas, pero en verdad es un deseo desde el corazón compartirlas, porque gracias a ellas, EntreCaracoles fue mudando y tranformándose.
Te quiero mucho amiga generosa

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog