jueves, mayo 25, 2006

Ignacio Javier Javier-Ignacio IV

Tu papá tenía muchos amigos y eso lo vimos ayer. Todos estábamos chocados. Nadie podía creer que las siete vidas (o más) que tenía Nacho, se hubieran extinguido. Fue por eso que no hablaron mucho de lo que Nacho era y hacía. O tal vez era yo la que no estaba para escuchar a nadie.

Pienso que si en ese momento nos hubiéramos recuperado, el ambiente hubiera sido otro. Porque hablar de Nacho y sus andanzas los hacía reir, aunque a mi me hacía a rezar o temblar con las cosas que hacía.

Me ponía a rezar te digo, pero no rezaría conmigo, aunque tiempos tuvo en que fue místico, espiritual y como dijo anoche tu tío Jorge, esotérico.

A tu padre podías quererlo u odiarlo, pero eso sí, no era persona que te dejara indiferente.

Le decían de muchas maneras, Don Nacho, Nachito, El Enano y creo que sólo yo, le decía Nacho Gaspacho.

Me gustaba platicar con él, cuándo estaba de humor para hacerlo con su hermana, pero no era frecuente, ni por largo rato, porque la verdad no nos entendíamos.

Yo no podía evitar aprovechar cada oportunidad de conversar con él, para lo que él llamaba sermonearlo, y yo consideraba amarlo.

Mi castigo a cambio, era que conociendo él mi punto débil, me hablara con actitud condescendiente y palabras domingueras, tal vez un poco por molestar y otro poco por divertirse, porque ese vocabulario, ya te habrás dado cuenta a estas alturas, no forma parte de mi léxico, porque nunca pude estudiar.

Esta falta de estudios, me hizo llorar, renegar y sudar tinta muchas veces, hoy con grandes dificultades la he transformado en motivo de orgullo, por todo lo que a pesar de esa carencia, de todas formas he llegado a aprender.

Pero estamos hablando de él no de mí, y él en medio de sus desordenes, y perdón por mencionarlos, pero más adelante será necesario referirme a ellos, si quiero darte un retrato de cuerpo entero (aunque vaya lo bueno por delante) tu padre si que era muy preparado.

Además muy inteligente. El Viejo Berges (anoto que debo agregar un diccionario de amigos y tú, procura consultarlo, porque te voy a citar a muchos) proclamaba y se atrevía a decírselo al mismísimo tío Efrén, célebre genio de la familia: “todos piensan que Efrén es el más inteligente, pero mi enano es más listo que él”.

¡Que no terminó su carrera es cierto! pero como la iba a terminar, si no quería hacerla como toda la gente. Que va, ingresó en dos universidades y carreras al mismo tiempo, y las iba sacando adelante. Llegó hasta el tercer año y sin haber reprobado, simplemente las dejó de lado, porque quiso entrar con su hermano Efrén en la Política. Cómo no intentarlo si en aquel tiempo tu tío era Oficial Mayor de la Secretaría de Turismo.

En parte porque era muy joven y otro poco, porque en esto tu tío Efrén no le abrió la puerta grande para evitar el nepotismo, en rebeldía, ya no siguió ni las carreras universitarias, ni continuó en la política. Y mira que tenía aptitudes y no las del montón, sino muchas aptitudes.

Pero debo ponerme en orden. Dije que esto es un Anecdotario y aún no cuento una sola anécdota. La verdad, no sabía ni por cual empezar, aunque ya lo he decidido en este instante, porque se relaciona con los momentos que hoy estamos viviendo.

22 comentarios:

Laura dijo...

Lety:
creo que dentro de cada comentario y de cada descripción hay una rica anécdota. Quizás no has empezado a contar lo que vos tenés ganas de regalarnos pero eso no significa que nos nos deleites con cosas bellas.
CAriños

bicuniza dijo...

hey let seguimos con las historias y esos recuerdos bellos, al leerte siento que es mi na amelia la que me esta contando la historia de la familia y viene esa bella nostalgia por ella, amo a la abuela ella me crió, una señora asusta y fuerte, y la mas débil del mundo con este loco de nieto..
el zapoteco lo aprendí poco, poco, fue por gusto y por tener un orgullo mas de pertenecer a la raza zapoteca y por ser orgullosamente istmeño, como extraño los guisos de la abuela y esas exquisitas garnachas istmeñas con su repollo envinagrado, wow, lastima que sea ahora vegetariano... sigue deleitándonos con esas anécdotas

fgiucich dijo...

El hombre y sus circunstancias, que muchas veces lo superan. Abrazos.

opphelia dijo...

Lety, quiero más quiero más, me encantan las aventura de tu hermano y el recuerdo que tú tienes de él. yme pregunto si su hijo ya leyó estas memorias? Es material para una novela ! Bueno te mando un beso anaranjado solo para ti!

=)

Misionero dijo...

Letty te dejo un saludo, mientras te voy leyendo y entrando en calor con el preambulo de las anécdotas.

Te dejo un abrazo fuerte

Misionero

Lety dijo...

Laura queridísima, quisiera inventar una palabra nueva, para decirte cuanto valoro tus palabras y tu presencia constante. Ya te he dicho que para mi decir Laura es decir generosa.

Te dejo un abrazo enorme

--------------

Bicuniza, mi joven amigo:

Tu na Amelia, esa pequeña palabra na, ya pone una melancolía en mi corazón, la de haber permitido que me hubieran alejado de mis raíces, de esa parte tan importante que era mi abuela, a cuya casa no volví después de la muerte de un tío, que consta por ahí en los cuartos empolvados de esta casa.

Esas raíces zapotecas y la constancia con la que has vuelto, me aproxima mucho más a tí que el tiempo de conocernos o la manera de escribir.

Te dejo todo mi afecto

Lety dijo...

Mi querido Don Fernando, fue leve su paso hoy por su casa, pero profundas sus palabras.

Tiene usted mi respeto y cariño

---------------

Opphelia mi querida y hermosa amiga:

Comparto tu opinión, creo que si podría escribirse una novela acerca de este joven que tuvo y agoto siete vidas, la que no daría para ello soy yo, pero a mi manera seguiré compartiendo lo que de él conozco.
Ayer escribí algunas cosas acerca de él, que no había dejado salir y fue bueno.

Javier su hijo, todavía no las lee, ni siquiera estoy segura de que sea bueno entregárselas, porque decir todo es casi una necesidad.

¿Me darás tu consejo cuándo termine de contarles? Algunas cosas son fuertes y difíciles, ya lo verás

Lety dijo...

Mi querido Misionero, le he extrañado, pero sin derecho a decirlo, también yo he estado ausente de su casa, perdón, perdón amigo mío, pero estuvo usted callado por algún tiempo, y yo, perdida en las andanzas no virtuales.

Yo también le dejo mi abrazo cariñoso

ka! dijo...

Estimada Damota Bonita:

Como sabes, estuve de vacaciones durante los últimos días...he visitado tu casa..pero creo más justo llevarme los cuatro escritos y disfrutarlos el fin de semana para comentarte el lunes..

Creeme no me olvido de tí..y mucho menos dejaré de visitarte..

Recibe un abrazo desde mi exilio..

noemi dijo...

Escribes excelente, mujer. Uno vive lo que cuentas, y el porpio corazón se estruja, uno recuerda los sentimientos opresivos de los duelos propios y te comprende de maravilla.
Eres muy talentosa.
Un beso.

Lety dijo...

Hola Ka:

Te agradezco en el alma que dediques un espacio de tu fin de semana para leer los cuatro post, es un regalo inapreciable un gesto como este. Te muestro mis ojos iluminados y mi sonrisa agradecida

-------------


Querida Noemí:

Una palabra de elogio tuya la recojo y la conservo en mi caja de tesoros.
Mil gracias querida amiga

ARACELI G.P. dijo...

Creo que como lo llevas va muy bien, que las anécdotas entren en el momento indicado.
Me gusta que le describas con sus defectos y virtudes como todo un ser humano como lo somos todos.
Un abrazo

almaenamorada dijo...

Y muy atenta a tu narracion..estoy con ojos atentos , lista para seguir (casi escuchando) leyendo sobre Don Nacho.
=)

(aunque me parece que debo ponerme al corriente)

Te agradezco tu linda visita a en mi blog: solo recordando..
=)
Y te invito a visitar mi otro blog:Corazon valiente.

Deseo que tengas un lindo fin de semana!
saluditos!

almaenamorada dijo...

Ya Me he puesto al corriente en esta historia de tu hermano Nacho.
Y me sigue gustando mucho!

gracias!

Lety dijo...

Hola Alma Enamorada.

Mi gratitud es tuya. No sabes cuánto valoro que bajaras a buscar en lo que va quedando sepultado, los post anteriores de mi hermano Nacho.

¡Cómo no ir a conocer tu Corazón Valiente! vuelvo de ahí, donde te dejé mi saludo.

Lety dijo...

Querida Araceli:

Mil gracias por esta opinión. La decisión fue difícil, porque mi hermano no está aquí para dar su propia versión, pero nobleza obliga, eso me hace ser más cauta, pero no puedo ser falsa, ustedes con su opinión me mantendrán en el buen camino.Mi sobrino aún no cumplía dos años cuando murió su papá, ahora tiene trece, y aún no le entrego el anecdotario, porque vendrán ahí algunas cosas duras, creo que debo esperar un poco más para entregárselo.

Te dejo mi abrazo agradecido

almaenamorada dijo...

Llena de alegria me encuentro con tus bellos comentarios, gracias!

Y que este nuevo puente que vamos cruzando, amiga, deseo que este lleno de mil mundos bellos por conocer y compartir..
=)
Ha sido un gusto, disfrutar cada uno de tus post, un gusto.
Gracias.
=)

Olie dijo...

Querida Lety:
¡Tanto tiempo!
Vine a agradecerte las palabras de apoyo.
Todavía es un esfuerzo navegar, pero me hice el ánimo de aparecer por tu casa con una sonrisa...
Abrazos:

Olie
27 mayo 2006

Dilaca dijo...

Querida Lety; dilecta...
La historia tiene su calor y su color...
Suena a anécdota aunque tú no la consideres así...
La relación que cuentas con tu hermano, es similar a la que yo tengo con el mío.Y a veces me exaspera.Pero lo amo.
Esto de que no hayas estudiado, que ni se nota, mujer!
Qué dices, si dominas la palabra!
Un beso

Lety dijo...

Querida Olie:
Ya estuve por tu casa para preguntar por tu salud y estaré pendiente también de tus palabras.

Estoy feliz de verte. Que Dios te bendiga amiga

--------------

Querida Dilaca:

Gracias por tus generosas palabras
¿Ya te viste en los links?
Estaba en deuda contigo, pero hoy me armé de valor y entré a las entrañas de mi blog.
Ahora tengo la conciencia tranquila

indianguman dijo...

Atenta leo y guardo silencio...

abril dijo...

Sigo leyendo expectante, se nota amor hacia tu hermano y tu sobrino a radales.
Mil besos.

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog