domingo, mayo 28, 2006

Ignacio Javier Javier-Ignacio V

¿Te platico de cuándo Nacho miró a Dios y después siguió viviendo?

¡De verdad! no es un cuento. Aunque he leído o escuchado historias de vida en el más allá, Nacho es la única persona que yo conozca, a quien le haya sucedido una experiencia semejante y pienso que ni él mismo creyó que fuera cierto; porque si así hubiera sido, esto habría bastado para cambiarlo.

Pues inicio; Miró a Dios, porque en esa ocasión, casi perdió una mano. Sucedió como todo lo que a él le acontecía.

En la casa de la playa, se corría una noche alegre, léase de parranda, con dos mozos, uno de ellos, compadre de todos mis hermanos y cuidador de la misma casa en Puerto Ángel. Pues ahí estaban ellos y este santo señor amenazó con dar un machetazo ¡sí un machetazo! al otro, porque andaba enamorando a su hija.
No lo dejó en palabras, inesperado, el primer machetazo cayó como un rayo sobre el hombro de su contrario sin dar tiempo para nada, pero cuando tu papá, vio el machete volear por segunda vez encima de la cabeza del galán, saltó al ruedo y no se le ocurrió nada mejor, que detener con la mano el machete, con las lógicas consecuencias.

¡Casi se la desprende! Le quedó la mano completa, colgando de un delgado girón de piel, el hueso había sido cortado limpiamente.

Tu tío Jorge, el tercero de mis hermanos, pero para que te digo quien es tu tío, si de sobra lo sabes, esa noche dormía apaciblemente, así son ellos se alternan en el desorden. Cuando lo despertaron los gritos, salió corriendo para encontrar a Nacho desvanecido dentro de un enorme charco de sangre y a su heridor, hincado llorando por lo que había hecho. El otro había huido corriendo a perderse en el monte.

Sabiamente a pesar del susto, Jorge se dio tiempo para ponerle un torniquete a la altura del antebrazo, sujetarle la mano cercenada con un pañuelo y subirlo en volandas a la camioneta, para llevarlo a toda velocidad al médico en Pochutla.

Quince minutos de camino, que debe haber realizado en cinco. Otros tantos kilómetros en medio de lágrimas, porque también los hombres lloran. Y sobre todo estos hombres, tan hombres y tan perturbados locos que son mis hermanos.

Jorge se metió con todo y camioneta en el jardín del médico y estuvo a punto de tirarle la puerta para lograr que abriera con la celeridad que el caso requería.

Me dice Jorge que hasta a la cárcel lo llevaron esa noche, o iban a llevarlo no recuerdo bien, tal fue el escándalo que armó.
Todo esto lo supe casi en el momento que sucedía, porque tu tío me llamó por teléfono para compartir la responsabilidad. Así que me pasé el resto de la noche en vela, como buho.
A tus abuelos, en Aranjuez, no era cosa de ir a despertarlos para regalarles una noche de horror y además sin posibilidad inmediata de mejores noticias. Una avioneta especial estuvo lista por la mañana para llevárselo a México y fue hasta dos o tres días después, cuando Nacho estuvo en condiciones de hacer la llamada, que fui al Aranjuez tempranito, cuando el sol empieza a pintar sobre las montañas, para traer a mi madre para que hablara con él. Oyendo su voz al teléfono podía saber que la situación no era tan grave y transmitírselo a mi padre.

Pero sigo la narración en orden. Valieron la pena los gritos que Jorge dio, porque logró sacar al Doctor de su cama y después de amenazarlo con que el muerto sería él, si no lograba salvar a Nacho, lo dejó rezando y luchando por la vida de tu papá, que para algo el Doctor Sergio era un amigo.
Sergio, comenta que era poco lo que él podía hacer por salvar a Nacho en aquél momento; estaba totalmente chocado y blanco por la falta de sangre.

19 comentarios:

blueberrie dijo...

Qué historias! Y me dejas sin saber qué aconteció después! -Ya me las arreglaré para hacerme unos segundos entre semana y leer los sgtes. capítulos, porque, me temo, que tienes harta tela que cortar.
Besos, Lety!

Lety dijo...

Hola Blueberrie, querida amiga:

Vengo de regreso de tu casa, fui a avisarte que ya tienes un link acá.

Mil gracias por tu interés en la historia del terrible Nacho, y si, en verdad hay mucha tela de donde cortar. Lo que no se es si mi sobrino llegará a ver esto algún día. Dios dirá

Mientras tanto, te dejo mi enorme abrazo

bicuniza dijo...

hey quiero mas let, el zapoteco sabes no se habla en casa, las historias me las contaba la abuela cuando era niño en castellano, igual de la familia, me contaba cosas innumerables de nizanda carrasquedo, el pueblo que ellos fundaron a su llegada a esas tierras istmeñas, de ahí crecí yo en ixtepec, el zapoteco solo mi padre lo habla y hermanos de el, pero no nos lo enseñaron por la educacion que decían que no era de gente bien hablar esas cosas, yo lo aprendí y no del todo por una amiga de cheguigo, (otro lado del rio), mmm al leerte me imagino esas carreteras llenas de curvas a pochutla y de ahí a pto ángel, imagino mi infancia anhelando llegar al mar y mi adolescencia iendo a zipolite, sigue deleitándome con esas historias Na lety, realmente quiero seguir leyendote, e imaginar tu apacible voz, e imaginar que es la abuela name que me las cuenta.

Lety dijo...

Hola Bicuniza, pues debo decirte que me has impuesto una tarea.
Tengo ganas de hablar de mi abuela Chelo, de la mula que montaba: Voltereta, de Chacalapa el pueblo donde nació y cómo le dio la espalda a todo para seguir a Don Efrén, mi abuelo. De cómo dejó atrás su herencia y a sus ancestros.
De su entereza y carácter aunque nunca aprendió a leer ni escribir.
Quiero pintarla con mis palabras, pero no se si subiré luego su historia, para no interrumpir la de Nacho, ya veremos, mientras tanto, hiciste nacer ese deseo en mi corazón

Te dejo mi saludo cordial paisano

Dilaca dijo...

Pudo ser una tragedia.
Sin embargo, algo, alguien, impidió que lo fuera.
Conozco casos de gente que vio a Dios, o que estuvi en el Paraíso...
Hace unos años, cuando mi hijo sufrió una operación, su posoperatorio se complicó. Temimos por su vida. Junto a su lecho de gravedad, no cesaba de repetir que belleza era donde estaba. Que todo era paz, y que el lugar era imposible de describir... Habrá sido el lugar que todos anhelamos?

GABRIELA dijo...

Este blog esta muy padre, lo pondre en mis favoritos.m
saludos!

fgiucich dijo...

Esas gratas fiestas entre amigos que, de pronto, se convierten en tragedias. Y aquel que estaba dormido, ajeno al jolgorio y a la sangre, es el que tomó las riendas y salvó al hermano. Un relato, que pone los pelos de punta. Abrazos.

Lety dijo...

Hola Dilaca:

En realidad una experiencia así resulta inexplicable, pero tenemos libertad de asimilarla como mejor nos parezca.
Nosotras somos felices pensando que existe un mejor lugar. Otros prefieren darle una explicación científica. Para todo hay libertad querida amiga.

Lety dijo...

Hola mamá de Zapallo:

Gracias por tus palabras y por el link ofrecido, iré a devolverte la visita.

-----------------

Don Fernando querido, ya pasó tanto tiempo y sin embargo recordar estas cosas vuelve a ponerme los pelos de punta y el corazón en duelo.

Mis hermanos acostumbraban celebrar las "hazañas de Nacho" Algún día se las contarán de esa manera a Javier, por eso yo trato de contarlas festivamente pero al mismo tiempo las cuestiono.
¿Estaré en lo correcto? Estaré siempre presta para leer su consejo.

noemi dijo...

¿¿¿¿Y luego????

Tiene manita, o no tiene manita, o es que la tiene desconchavadita....


Besito.

tyare dijo...

Qh!! Que atróz!!!! Seguramentenno perdio la mano. Seguiré espectante el siguente post! m Besos Lety!!!!

ARACELI G.P. dijo...

¡Aaaay que dolor! si nomás de imaginarlo me duele a mi también.
Y como es que nos dejas picados con tan semejante expectación.

Bueno pasaré mañana a ver que acabes con nuestra curiosidad, espero que a tu sobrino no le hayas hecho lo mismo de dejarlo esperando ;)

Lety dijo...

Terrible Noemí, pues tenía manita, pero no te diré si desconchavadita, ¿vendrás a saber?

Te dejo un abrazo


-------------

Querida Tyare:

Pues no la perdió, no tengo corazón para dejarte sin decirlo, pero casi se los dejé adivinar cuando les dije que el le habló a mi mamá a los tres días desde México, pero claro igual hubiera podido hablar en peores circunstancias.

Te quiero mucho Tyare y te admiro también


-----------------

Querida Araceli

Javier Ignacio todavía no me lee, ustedes con sus opiniones me permitirán saber si todo lo escrito se queda, o algo queda entre nosotros.

Mi abrazo para tí

Mary Carmen San Vicente dijo...

Bueno, yo vengo a hacer acto de presencia porque por angas o mangas me he perdido gran parte de esta historia..ay Dios y mira que andas inspirada Lety que ya dió vuelo la historia y yo con mi trajín de siempre.

Ya sabes que te quiero con todo el corazón !

indianguman dijo...

Ay, ay, ay. Letita, qué puedo decir, escucho atentamente estas memorias de tu hermano, y espero la continuación.

Muchos abrazos. apenas pueda te escribo un mail

Lety dijo...

Querida MariCarmen:
Si supieras cuánto te extraño,pero no te presiono, espero con prudencia (y mira que me cuesta) a que regreses.

Yo también te quiero mucho y es día de fiesta cuando vienes.

--------------

Mi querida IndianGuman:

Ya me darás tu consejo, si algo de esto, se queda sólo en desahogo y no lo entrego a mi sobrino.

Vendrán muchas más cosas.

Muchos besos y espero tu e-mail

almaenamorada dijo...

Aaayy.. qu susto..!
que dolor de tu hermano...

(si parece que veo sangrando..)

Me quedo..totalmente undida en tu historia..

saluditos!

abril dijo...

Que horror!!!
Como pueden ser tan brutos los hombres???
No se quien lo pasaria peor si tu hermano Jorge, Nacho o tu en la distancia.
mil besos.

opphelia dijo...

Mi querida Lety, claro que acepto tu invitación adarte mis humildes consejos, tendré que tomarme mi tiempecito y con un rico cafè irè escribieno poco a poco, aunque decirte que me inspiras ya e smuy repetitivo, ya no quiero decirte siempre lo mismo, pero es que me encanta como escibe, eres ùnica lety! explotalo!

un beso con mucho mucho cariño

pd: ya viste cuàntos fans tienes?! =)

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog