viernes, mayo 12, 2006

Parte II de II, No puede ser verdad

Todo empezó por esas fotografías que encontré en la bolsa del saco que me dio para lavar.

Regresé a la recámara para avisarle que el desayuno estaba listo. Entonces me dio el saco. Como hago siempre, volteé las bolsas por el revés, delante de él.

Fue horrible verlo retratado besándose en la boca con un hombre. Aunque pensé que se trataba de una broma por la despedida de soltero a la que asistió la noche anterior, le reclamé que no se tuviera respeto y se prestara a bromas tan pesadas y entonces se descaró.

Me contestó que qué bueno que había encontrado las fotografías, que hace tiempo que buscaba cómo dármelo a entender.

No quiero recordar cada una de sus palabras, pero en síntesis me dijo que no quería seguir viviendo conmigo, que necesitaba su libertad y parte de lo que juntos hemos logrado, para iniciar su vida formal con este sujeto. Que este hombre no es el primero en su vida, porque yo le he servido muchas veces de tapadera, pero que ahora está enamorado y ya no puede seguir viviendo así.

Creí que me estaba jugando una broma todavía más pesada, pero cuando lloró Madre, lloró y me pidió perdón por lo que me decía; En ese momento sus lágrimas sólo me causaron horror, porque entendí que no había tal broma, sino una espantosa verdad.

Entonces me sentí morir. Debemos habernos gritado, no lo sé a ciencia cierta, pero lloré con tanta desesperación, que olvidé que mis hijos estaban afuera en espera del desayuno, así que tuvieron que enterarse en ese mismo momento. Lo supe cuando vi sus ojos espantados mirándonos desde la puerta, lo único que acerté a hacer, fue pedirle a mi hijo mayor que se hiciera cargo de sus hermanos y los llevara a la escuela, sin darle ninguna explicación.

Los oí irse y entonces me encerré en la recámara. Mi marido se fue y no volvió. Fabián mi hijo mayor, regresó con los niños por la tarde. A través de la puerta me dijo que no me preocupara que él los iba a acostar. Su inmensa bondad se me clavó en el corazón.

¡Que el hombre de la fotografía no es el primer hombre en su vida, dijo mi marido! Dios mío, pero esto ¿Dónde me deja a mí? Que clase de mujer puede vivir tantos años junto a un hombre sin darse cuenta de lo que sucede. ¿Es que soy tan estúpida, tan crédula, tan comodina, o qué se yo?

Le doy vueltas en la mente a cada instante de nuestra vida y le juro Madre, que no puedo imaginar en que momento empezó a ocurrir.
Lo único que se me ocurre es que mi marido siempre fue así. Que me sedujo y me llevó a involucrarme con él, con toda la mala intención de que yo le sirviera de tapadera, como me dijo, y vuelvo entonces a pensar en mis hijos, Dios mío, y en los tiempos que han pasado con su padre.

¿Alguno de ellos llevará esos genes? ¿Será capaz uno de mis hijos de hacer sufrir, así, a otra mujer? Ay no puedo pensar en mirarlos con sospecha, dudar de su bondad. Y mi niña Dios mío, mi chiquita hermosa, mi pequeñita. La ausencia de su padre la va a destrozar. ¡Y cuando pueda entender, qué le digo; cómo la enseño a confiar!

Mi hijos deben estar pasando un infierno y yo aquí, tirada, sin lograr levantarme, sin atreverme siquiera a mirarlos a los ojos y pedirles que perdonen y amen a su padre tal como es.

Nunca he sido amante de las fiestas, menos de la bebida, sólo probaba una copa, porque me gustaba estar donde estaba él; Pero hoy por la mañana, cuando me quedé sola, buscando alguna evidencia que me confirmara esta terrible verdad, encontré la botella de vodka que mi marido guarda en el buró, y me la fui tomando a tragos, sin sentir.

Me quedé dormida y desperté con dolor de cabeza y vómito. Tengo una sed terrible, pero al menos pude dormir.
Ay cómo me sereno. En medio de mi desesperación entiendo que debo pensar en el futuro, sola con mis hijos, y en los cambios que necesito hacer.

Aunque no tenga fuerza, debo encontrarla para hablar con mis hijos y afrontar la situación. No puedo retrasar más ese trago amargo Debo apurarlo hoy.

***

Creo que vi otra botella al fondo del mueble, voy a tomar un trago. Uno solo y abro la puerta, lo necesito para darme valor,
*************

11 comentarios:

Michelle dijo...

Excelente texto Lety, parece crudo, sin embargo habla de una realidad que existe y se hace consciente al leerlo..Te mandamos muchos abrazos los 5. Alex dice que pronto llegará hasta tus manos el caracol...saludos

El Enigma dijo...

Creo Yo que ha sido retratada la intencion del momento gradiosamente, entiendo el que sea desgastante, imagino una escena asi y sencillamente no dimensiono la dureza de las palabras.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

fgiucich dijo...

Amiga mía, sé lo difícil que es escribir determinados temas, pero Ud. los ha cubierto de una capa de cierta dignidad ahogada por el alcohol. Abrazos.

almaenamorada dijo...

Ohh..tanto sufrir!
y sentir que las fuerzas abandonan..
Desesperantes momentos pasa nuestra amiga en tu historia..muy real por cierto.

Y.. ahora solo esperemos la gran continuacion!
;)
saluditos!

noemi dijo...

¿Valor para matarse?
¿Para entenderlo?

Una mujer que en muchos años no intuye que hay otra persona o personas del sexo que sea... anda un poco en la luna, querida Lety.

Un besote.

Hannah dijo...

Jajaja, querida colega Noemí, estoy de acuerdo... Pero me gusta el relato, es muy vivo, Lety. Así, a las corridas (de la prisa, no vayan a pensar mal) les dejo un besote.

Hannah

blueberrie dijo...

Abrir esa puerta, supongo, es lo más difícil. Me gusta como relatas, Lety. Hoy, celebramos el día de la madre en Uruguay: te envío un fuerte abrazo!

tyare dijo...

Mmmm Lamentablemente en su desesperación va camino a un problema mayor. Es muy delicado lo que le pasa, pero debe ser fuerte y pensar en sus hijos para abrir paso a la luz. Besos Lety, en realidad es muy fuerte la carga emotiva que te echas encima!! Felicidades en el día de las madres!!!!! Abrazos y besos para ti!!!

indianguman dijo...

Ay como hay pruebas duras que les tocan a algunos. Dicen que Dios no nos pone pruebas que no podamos superar. Será verdad?

un abrazo mi Lety

Estremecedor, apasionante, real relato

MacVamp dijo...

Estimada Lety:

Off topìc total ;-), lo siento, pero aprovecho que estoy visitándote de forma rápida. Aunque han pasado varios días,te envío un fuerte abrazo y un beso por el día de las Madres. Espero que te lo hayas pasado muy bien y que sigas rodeada de amor, talento y cariño.

En este lado del mundo se festeja el primer domingo de mayo, así que, de alguna forma yo lo celebré por partida doble, jejeje. Mi Happy Demon está en pleno proceso de descubrimiento y es un terremoto :P Apenas tengo tiempo de sentarme delante del ordenador y revisar correos y blogs de amigos. Confieso que muchas veces no me detengo a leerte con detenimiento :P

Bien, por el momento es todo, te envío un fuerte abrazo y mis deseos de que te encuentres muy bien.

Mac

CEL dijo...

Un Relato muy bien contado con mucha delicadeza, y tan real como la vida misma.
Son seres cobardes, que para tapar su homosexualidad, se casan forman una familia,(sin pensar en el dolor que pueden causar) y actúan bajo sus deseos llevando doble vida.
La homosexualidad en un hecho real que ha sido castigada durante mucho tiempo por la sociedad que no aceptaba tal condición en hombre o mujer, creo que las cosas han cambiado, para bien, y asi el que sienta su sexualidad y se enamore del mismo sexo, no tendrá que disimular y hacer daño a terceros.
En la libertad esta la felicidad.

La Sra., tan dedicada a su hogar, con unos hijos que criar como se iba a dar cuenta, si tenia la delicadeza, de un marido hipocrita
que seguro también la queria, pero no satisfacia. Muy dolorosa la manera de descubrirlo, y de hacerle frente, la bebida, dormecia sus sentidos,no viviendo sus realidades. Mucho sufrimiento en este relato amiga Lety.

Me ha gustado. Un saludo

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog