lunes, agosto 21, 2006

Ignacio Javier, Javier-Ignacio XXXI

Si hubo sin embargo, una razón para comentarte acerca de la dureza de las revisiones, porque en la realidad, eran muchas las anomalías que se cometían en ese sitio y en ese sentido.

Empezaban las anomalías, con el sitio donde Nacho estaba, fuera de rejas; la autorización para que alguien le sirviera para los menesteres de limpieza, la tienda, la herrería, y debo decirlo hasta los productos que Don Conrado le llevaba, que no eran de mi parte por supuesto, yo sólo alimentos le enviaba. Don Conrado le visitaba por cuenta del clan.

Pues sucedió que en uno de mis viajes a México, tu tío Agustín y yo, dejamos al cuidado del Restaurante al hijo de mi cuñada y una noche, nos llamó llorando para decirnos que cuándo estaba a punto de cerrar, a la una de la mañana, Nacho le llamó para ordenarle que le enviara dos botellas de cognac a la cárcel. Fernando que así se llama mi sobrino se negó a hacerlo y tu papá que estaba pasadito de copas lo amenazó con hacerle algo cuando saliera, si no hacía lo que le ordenaba. La voz de un Ricárdez enojado es dura y logró espantarlo, esa fue la razón de su llamada.

Yo tranquilicé a Fernando y como mi carácter, aunque suave la mayor parte del tiempo, es determinante cuando algo me enoja, a primera hora de la mañana tomé el teléfono y llamé desde México al Director de la cárcel para quejarme de que se permitiera salir llamadas de ese tipo, desde la Institución que él dirigía, y le hice saber que era una vergüenza que alguien que estaba encerrado, se tomara el atrevimiento de llamar para pedir licor y además amenazara a quien con todo derecho se negaba a enviarlo.

Este señor debe haber pensado que estaba loca, como debes pensarlo tú, porque te lo cuento. Pero no se trata de denigrar a tu papá ya lo verás, si tienes un poco de paciencia y sigues leyendo.

20 comentarios:

Elizabeth dijo...

Hay me pongo en tu lugar Lety y entiendo totamente tus palabras. Cuando algo amenaza la tranquilidad de mis seres queridos pongo mano firme y los cuido de cualquier cosa. Un abrazo.

Laura dijo...

Alguna vez le dije a alguien muy cercano, que solo amenazaría la tranquilidad de los mios pasando sobre mi cadaver. Y como me conoces sabes que lo haría. Te entiendo y mucho
Besos y mas abrazos

tyare dijo...

Hola Lety!!! He venido varias veces sin poder dejar mi post, no sé que pasaba, pero bueno , ahora si!!! A los hermanos mayores nos corresponde velar por que los menores no desvien el camino. Tu determinación debió ser agradecida despús , imagino, o no?... Besos Lety.

Jean Georges dijo...

leeré, le prometo que leeré. Por ahora, respiro de haber vuelto. Gracias por sus galletas de chocolate y el té de las cinco, siempre tan humeante, siempre tan puntual. Gracias Madre-Lety.

Lety dijo...

Pues a este señor Elizabeth, al Director del Penal me refiero, debe haberle parecido extraño que protestara por los "privilegios" de que disfrutaba mi hermano.
Pero en verdad sentí que era mi obligación protestar por ello.

------------

Pues gracias por entenderme generosa Laura, porque en realidad mi protesta fue directa contra mi hermano.

Pero esta anécdota sigue, no fue posible volcarla en una sola entrega.

Te mando miles de besos

Lety dijo...

Querida Tyare, entraste al corazón de este conflicto. Esa ha sido mi postura muchas veces, y ese mi problema con toda la familia.
No puedo condescender con muchas cosas.

Pero mejor no te adelanto vísperas, mejor te dejo mi abrazo

Lety dijo...

Jean Georges, no sabe como lo he esperado, estaba preocupada pensando que pudiera estar enfermo, pero espero que una carga de trabajo fuera la causa de las ventanas apagadas en su hermosa casa.

Estoy feliz por su regreso, aún hoy pasé por ahí y me sentí triste porque el fogón no ardía.

Le dejo mi abrazo cariñoso

fgiucich dijo...

Espero con mucho interés la continuación de esta historia, porque la falta del cognac debe haber traído cola. Abrazos.

abril dijo...

PLAS;PLAS...Ese tipo de privilegios no se le deben consentir a nadie en esas circunstancias y digo NADIE, ni a Nacho.
Muy bien, me gusta tu justicia.
Mil besos.
De momento me voy, pero prometo a la vuelta leerte.

ka! dijo...

Na Leticia...esperaré..

Sabes? creo que nuestras mujeres son duras cuando se trata de la carcel...

Recuerdo cuando chico y alguna vez que quisieron encarcelar a mi madre por una onda política ella nos advirtió que únicamnete le mandásemos lo de su comida y que nunca fuesemos directamente a verle ni mandar nada de más...

Cosas...cuando a mí y a mi hermano nos metieron..fué mi propia madre la q nos mandó a guardar.

Lilian dijo...

Mi querida Lety!!, siempre es un placer leerte, pero veo que Nacho, sabía salirse con la suya; como su hermana, seguro para vos no fue tan fácil ponerle límites a él porque con esas ocurrencias, yo más que enojarme, hasta me reiría.. digo por las pretensiones y gustos que quería darse aún en la cárcel.

Recibe un abrazo, grande como el de un oso!! de esta tu amiga de las tierras del sur

bohemiamar dijo...

Cuando entro a leerte no puedo dejar de sonreir, eres tan explícita y graciosa, que de lo duro haces humor sano. Me gusta mucho tu forma de escribir.

Te dejo mi cariño.

bohemiamar.

indianguman dijo...

Qué consecuente, mi Lety, hacer lo correcto aunque involucre al propio hermano...

esperaré a ver en qué termina...

Besos

SEBASTIAN D.Q. dijo...

wow... como estas Lety, sabes lei tu ultimo post... pero entes lei varios anteriores, eres increible como nos dejas enganchados para seguir leyendoe, me encanta eso.

cuando algo amenaza mi tranquilidad, saco mi voz, la voz de un delgado enojado es de temer, al igual que la de un ricardez.

un abrazo y un beso, que todo siga bien, muchos saludos

SEBASTIAN DQ.

nika dijo...

en cualquier lugar nuestros fantasmas nos persiguen y supongo que Nacho no estaba exento de ellos,

a veces una llamda, aunque los demás crean que estamos locos, puede marcar la diferencia.

esperaré.

besos para ti
.
.
.

Peceirus dijo...

simplemente llegué aquí porque amo la música de lila downs. Creo que ella es de tu provincia y bueno me dije, voy a saludar a esta mexicanita! Besos!

Dilaca dijo...

Quién tiene sentido del deber no se dobla ni se quiebra.
Admirable, Lety.

blueberrie dijo...

Hay recciones viscerales que, aunque contraríen en apariencia nuestra lealtad hacia un ser querido, ponen en evidencia un sentimiento superior: la fidelidad hacia los propios ideales.

Un abrazo enorme linda!

opphelia dijo...

claro que se necesita valor para hacer eso, pero yo creo que yo tambien hubiera actuado igual en tu lugar

y cómo siempre no dejo de admirarte mi amiga lety!

seguire leyendo!!!!

opphelia dijo...

leo fiel e impaciente
ya te extrañaba!
a ti a tus palabras quemefscinan!!!

Gracias por leerme, tú das razón de ser a este blog